viernes, 8 de julio de 2011

El guardian entre el centeno


Ficha: "El guardián entre el centeno", autor "Jerome David Salinger", Alianza Editorial, 272 páginas, ISBN: 978 842 066 0851

El 27 de enero del pasado año fallecía a la edad de 91 años J.D. Salinger, escritor norteamericano famoso por haber escrito una de las más célebres novelas del siglo XX, "El guardián entre el centeno", conocida de por mí solo de oídas desde hace mucho tiempo, ha sido tras la muerte del autor y su nueva reedición cuando por fin me animé a incluirla en mis "futuras" lecturas, hoy por fin puedo comentarla aquí en mi blog.

Novela mítica y de culto donde las haya, "El guardián entre el centeno" nos muestra las desventuras del adolescente Holden Caulfield de dieciseis años, este acaba de ser expulsado del colegio interno donde estudia por su bajo rendimiento y tras hacer su equipaje decide pasar los días que le restan hasta llegar a casa viviendo a su aire por su cuenta retardando todo lo posible el previsible enfrentamiento con sus padres y albergando la idea de abandonar a su familia y comenzar a vivir de forma independiente. Durante el relato asistiremos a la narración en primera persona de sus desdichadas peripecias, mezclando diálogos reales con las personas con las que se encuentra con su rico mundo interior que nos mostrará constantemente sus pensamientos, opiniones sobre todo y también sus muchas miserias y contradicciones.

La novela fue una de las más leídas y exitosas de su época y a la vez una de las más controvertidas, estando prohibida en muchas ocasiones por su estilo directo con alusiones al sexo , al alcohol, las drogas y a la hipocresía de la época. Un vívido contraste con la típica novela para público juvenil que había por entonces. Holden es malhablado, fuma como un carretero, intenta emborracharse cuantas veces puede intentando hacerse pasar por mayor de edad, contrata los servicios de una prostituta... detesta a sus compañeros de colegio, al colegio, a los profesores y en general a la sociedad misma... no escatima críticas mordaces con el mundo que le rodea. Posee no obstante una cualidad que mantiene a lo largo de toda la narración y que seguramente es lo que le redime, una radical sinceridad, no soporta la hipocresía y el fingimiento de ahí la mayoría de sus críticas y que por ejemplo odie el cine o el teatro donde sabe que todo es pura ficción.

No es ningún angelito, vago, desastrado, mentiroso patológico, manirroto, deslenguado... es un desastre ambulante, al fin y al cabo no deja de ser un crío, posee todas las características del adolescente que es, un ser humano que todavía tiene que encontrar su lugar en el mundo y aclarar sus ideas en un mundo en el que no parece encajar de ninguna manera. No es ningún retrato amable de la adolescencia y desde luego no es el hijo que cualquiera desearía tener... pero a su manera es un personaje honesto e íntegro, que simplemente se resiste a doblegarse ante lo que la sociedad y su familia espera de él. Sólo desea ser él mismo, el problema es que ni sabe aún lo que quiere.

Destaco el lenguaje y vulgar con el que se refiere a todo lo que le disgusta pero también el cariño y la ternura con los que se refiere a una chica de la cual estuvo, o está, enamorado y sobre todo a su hermana pequeña... uno se pregunta si en verdad estamos ante la misma persona, si se puede ser tan borde, y a la vez tan ingenuo, y tener un corazón tan grande con tan exquisita delicadeza.

El título del libro hace alusión a una canción infantil que tararea un niño con el que se encuentra en la calle que le hace soñar con una futura ocupación...

"me imagino a muchos niños pequeños jugando en un gran campo de centeno y todo. Miles de niños y nadie allí para cuidarlos, nadie grande, eso es, excepto yo. Y yo estoy al borde de un profundo precipicio. Mi misión es agarrar a todo niño que vaya a caer en el precipicio. Quiero decir, si algún niño echa a correr y no mira por dónde va, tengo que hacerme presente y agarrarlo. Eso es lo que haría todo el día. Sería el encargado de agarrar a los niños en el centeno. Sé que es una locura; pero es lo único que verdaderamente me gustaría ser"

Y es que el mundo de los niños con su ingenuidad y sinceridad auténticas es siempre visto desde una perspectiva positiva en contraste con el hipócrita mundo de los adultos... de ahí el infinito cariño que profesa a su hermana pequeña y sus reproches a su hermano mayor por haberse marchado como escritor de guiones a Hollywood, algo que para él es pura y simple prostitución.

No creo destripar nada de la novela si digo que al final sus planes salen mal, se anuncia desde la primera página, y queda bien patente que Holden aún no está preparado para enfrentarse al mundo por muy adulto que se crea. Como curiosidad destacar que por casualidades de la vida figuró entre las lecturas favoritas de varios asesinos famosos. De hecho la novela ha sido calificada como una de las obras más influyentes e importantes de la literatura americana del pasado siglo, aunque parezca exagerado al fin y al cabo no lo es teniendo en cuenta su éxito y la época y el contexto en el que fue publicada, sin duda una obra bastante adelantada a su tiempo.


Lo mejor: Su sincera, auténtica y descarnada visión del mundo interior de un adolescente, de ese que todos hemos sido alguna vez, al que le repatean tantas y tantas cosas del mundo que le rodean y aún no sabe que quiere hacer en la vida. Una lectura amena que no da tregua al lector y le mantiene en suspenso hasta el final disfrutando de cada página. En definitiva todo un clásico de lectura más que recomendable. Hay momentos verdaderamente divertidos y otros que dan mucho que pensar... se podrían comentar mil cosas de esta obra y sus posible segundas lecturas, en verdad que no tiene desperdicio.

Lo peor: Que su autor tras el éxito de la misma se recluyera del mundo y no volviera a regalarnos nada comparable, las omisiones en la narración y que la novela al final se nos haga demasiado corta.



No hay comentarios:

Publicar un comentario