miércoles, 17 de octubre de 2012

La leyenda dorada de la Filosofía




Ficha: "La leyenda dorada de la Filosofía", Francisco Giménez Gracia, Ediciones Libertarias, 316 páginas, ISBN: 978 847 95 46564

Curioseando en la sección de filosofía de la Biblioteca Regional me encontré con esta curiosa obra del profesor de filosofía  Francisco Giménez Gracia, nacido en Madrid y residente en Murcia desde 1.989 donde imparte desde entonces clases a alumnos de secundaria. Combina su labor docente con la escritura y ya ha publicado varios libros, dos ensayos donde se incluye este libro y una novela "Sacristanes y proxenetas" que fué finalista en la edición del premio Vargas Llosa de 1.997.

La Filosofía suele tener fama de árida y aburrida, y creo que en buena parte ello es debido a la forma en que se imparte en secundaria, personalmente tuve suerte con los profesores que me tocaron en mis estudios aunque desde luego ninguno de ellos hizo mérito alguno para que me aficionase al tema, guardo buen recuerdo de ambos pero dudo mucho que saliera de mi clase nadie motivado a estudiar esta materia y enfocar en la enseñanza de la Filosofía su futuro profesional. Un exceso de personalismo y excentricidad en un caso, y una seriedad agria y encorsetada en el otro hicieron que mi interés por esta materia, a pesar de la novedad que constituía, no fuese demasiado alto... sin embargo a pesar de todo algo debió captar mi atención pues de lo contrario no andaría en estos momentos leyendo libros relacionados con la filosofía como tema favorito. 

Romper con esa visión de la Filosofía como algo alejado de la experiencia diaria, con esa especie de exceso de seriedad y academicismo que solo puede causar repelús es el propósito de Francisco con este libro, un libro que sin duda alguna escribió pensando en sus alumnos y en el personal lego en esta materia. Lectores a los que intenta seducir desde las primeras páginas a base de una serie de ingredientes poco comunes en los libros de esta temática: Sentido del humor, ironía y un lenguaje llano y coloquial de "andar por casa". 



Un libro de divulgación filosófica puede articularse en torno a las grandes obras de la filosofía, en torno a los grandes temas de la misma, a las grandes cuestiones o como es más habitual en torno a las grandes figuras de la Filosofía, tal es el caso de esta obra. Es una estructura que comparte con otro libro ya comentado en este blog "La aventura de pensar" de Fernando Sabater... no obstante hay abundantes diferencias entre ambos. El de Sabater es un libro mucho más serio y académico, aunque para nada árido ni aburrido, el de Francisco Giménez es un cachondeo continuo... imaginaos que más que la vida de los grandes filósofos toma como referencia la muerte de los mismos. De ahí la particular selección, busca aquellos filósofos que tuvieron no solamente peso e influencia en el desarrollo de la Filosofía, sino que además ofrece ejemplos de otros que aunque ya están casi olvidados poseen un interés en su vida misma y sobre todo en la muerte.

Así veremos a un Sócrates condenado a muerte ingerir una copa de cicuta, pero también veremos el caso de Platón muerto por un ataque de ladillas, el suicidio de Aristóteles, un Pitágoras dejándose matar antes de entrar en un huerto de habas, un Heráclito muerto de retención de orina o a un Diógenes metido en una trifulca con dos perros que se disputaban un pulpo... el libro está salpicado de abundantes anécdotas, escrito tal y como he comentado, con un estilo humorístico y desenfadado de principio a fin y encima ilustrado con unos graciosos dibujos... vamos que es una perita en dulce, el libro que se podría recomendar a cualquier estudiante y a cualquier aficionado a la Filosofía que desee pasar un buen rato, es más... posiblemente sea incluso más indicado para aquellos lectores ajenos al tema, si no pueden leerse este libro no podrán con ningún otro, palabra.



Naturalmente no todo va a ser gracietas y cachondeo, hay mucho de enseñanza de Filosofía en el libro, justo como debe ser, no hay que olvidar que el autor es un experto en el tema y a la vez un enamorado del pensamiento filosófico occidental y un entusiasta... vamos el profesor que todos hubiésemos querido tener en el instituto, simplemente alguien que ama lo que hace y que profesa un interés sincero y apasionado por su materia, pasión que seguramente trata de transmitir a sus alumnos tal y como hace con sus lectores. Me han gustado mucho no solamente los chistes y la ironía del libro, que lo impregnan completamente, sino también la sencillez de las explicaciones, la capacidad para captar la esencia del pensamiento de estos grandes filósofos y por supuesto para reflejar el lado humano de los mismos. Pocos libros voy a devolver a la Biblioteca Regional con más pena que este ;-)

El autor no solamente se dedicará a exponer anécdotas graciosas y la filosofía de los grandes pensadores sino que además salpicará abundántemente la obra de sus opiniones personales y su filosofía particular, abundarán por ello los ataques al dogmatismo, la intransigencia, y particularmente a las religiones como principales causantes de estas lacras, el comunismo, el capitalismo y la actual situación de la enseñanza en España tampoco se irán de rositas y serán el objetivo de abundantes dardos. Francisco pasa olímpicamente de lo "políticamente correcto" y llama a las cosas por su nombre... se agradece un poco de viento fresco y una visión crítica en estos tiempos que corren que tanto glorifican a través de los medios de in-comunicación la ineptitud y la ignorancia.


Lo mejor: Entretenido, gracioso, ameno y a la vez instructivo ¿qué más se puede pedir a un libro de divulgación filosófica?. Además dedica un espacio importante a los filósofos presocráticos tan olvidados y denostados por la historia oficial, para algunos pareciera que la filosofía comenzó con Platón y no es así ni mucho menos, de ahí que se agradecen las páginas dedicadas a Demócrito, Tales de Mileto, Zenón, Diógenes y otros. Por otra parte es una selección bastante escasa que se suple en buena medida con comentarios del autor a modo de introducción de los diferentes periodos del pensamiento.



Lo peor: Esa aparente falta de seriedad sin duda que le quitará lectores que buscan obras más académicas y exhaustivas, el libro parece superficial y dedicado al estudiante o al lego en la materia y realmente ahonda mucho más de lo que parece, ofreciendo momentos de sobra para la reflexión, tal y como podemos ver en el capítulo dedicado a Kant por ejemplo aunque hay muchos más. Es necesario sentido del humor y un abandono de prejuicios que no están al alcance de todos los lectores, fanáticos y especialistas serios de la Filosofía abstenerse. Aunque el autor expone los motivos que le han llevado a su selección de filósofos se quedan demasiados en el tintero, sobre todo de aquellos pertenecientes a nuestra época.



2 comentarios:

  1. ¡Muchísimas gracias! En fin, tú y yo sabemos que no somos parientes, pero cualquiera que lo lea...
    En serio, me ha dado un alegrón encontrarme estos elogios en un blog, por lo demás, estupendo. Una crítica muy generosa.
    Un cordial abrazo y quedo tuyo

    ResponderEliminar
  2. Totalmente de acuerdo. Me lo estoy leyendo y me lo estoy pasando en grande!! Yo sí tuve la suerte d tener un buen profesor d filosofía y me está recordando mucho aquellas clases de las que guardo un precioso recuerdo. Luego tuve una profesora totalmente contraria.. En fin..nPor ello, lo mejor de este libro es q consigue transmitir la pasión de su autor.. Tanto que creo sería imposible que no le gustase a nadie..

    ResponderEliminar