jueves, 2 de febrero de 2012

La felicidad, desesperadamente


Ficha: "La felicidad, desesperadamente", autor André Compte-Sponville, editorial Paidós, 102 páginas, ISBN: 978844 9310355.


De nuevo otra lectura filosófica y además del mismo autor de mi anterior post, Compte-Sponville me ha gustado tanto que probablemente leeré todo lo que se publique del mismo en castellano. Este que voy a comentar a continuación es seguramente el más breve de los que tiene publicados. Un amigo que lo vió en mis manos hace unos días me comentó "ahora lees libros más pequeños... ", podría haberle respondido, "si, vale, es pequeño pero matón" :-).

Bueno no es para tanto pero la verdad es que es uno de esos libros que se leen prácticamente de un tirón, o casi, André al igual que en el anterior libro acerca la filosofía al público general y lo hace de una forma simple y brillante, en este caso aún mucho más ya que se trata de la transcripción de una conferencia que dió en la localidad francesa de Bourguenais el 18 de octubre de 1.999. La conferencia, corregida, revisada y anotada junto con el posterior turno de preguntas y respuestas es lo que tenemos aquí en forma de ensayo.

Se trata por lo tanto de un pequeño ensayo filosófico donde Compte-Sponville nos habla sobre el tema de la felicidad, que parecía haber "pasado de moda" desde hace mucho en la filosofía moderna ocupada con temas más abstractos y complejos. Esa vuelta a la sencillez que alumbró esta rama del saber humano desde sus inicios y esa vuelta a los clásicos como Aristóteles, Platón, Epicuro, Pascal, Spinoza, Montaigne ... abundántemente citados en esta obra al igual que en la anterior, y presumo que en toda la producción de André, es la que preside de principio a fin la obra.

En ella el autor esgrime su teoría personal sobre la felicidad, que se puede resumir en una sencilla frase "la felicidad que tendremos en la vida es diréctamente proporcional al nivel de desesperación que seamos capaces de alcanzar". Dicho así suena muy fuerte y contradictorio ¿acaso la desesperación no es algo con connotaciones nétamente negativas? ¿como la desesperación nos puede ayudar a una vida más feliz?... la respuesta está en el libro pero para el lector ocasional de este blog puedo adelantar que la "desesperación" de la que nos habla Compte-Sponville es un poco especial, se trata simplemente de dejar de albergar esperanzas entendiendo como estas el deseo de algo que no se tiene, que no se sabe o sobre lo que no se posee poder alguno.

Centrados pues en aquello que tenemos y disfrutamos, en aquello que sabemos ya y aquello que podemos hacer, que está en nuestra mano... y naturalmente siempre en el momento presente tenemos la clave para acercarnos lo más posible a esa utopía, siempre tan hudiza y esquiva que llamamos felicidad. André por lo tanto llega a las mismas conclusiones en las que han terminado arribando filósofos de todas las épocas, agnósticos, cristianos, de oriente y occidente, no inventa nada nuevo es verdad, pero le da un nuevo enfoque tan plagado de sencillez y sentido común que uno no puede sino maravillarse con sus palabras... he aquí la conclusión de la conferencia:


"No se trata de prohibirse esperar, ni de esperar la desesperación. Se trata, en el orden teórico, de creer un poco menos y de conocer un poco más. En el orden práctico, político o ético, se trata de esperar un poco menos y de actuar un poco más. Por último, en el orden afectivo o espiritual, se trata de esperar un poco menos y de amar un poco más".

Lo mejor: Sencillo, claro, ameno, inspirador ¿se puede pedir más a un libro sobre ese amor por la verdad y la búsqueda de la felicidad que llamamos filosofía?... que otros pidan más porque en mi caso me doy más que por satisfecho. De nuevo la sencillez y la humanidad de un filósofo como la copa de un pino capaz de entusiasmar con su discurso y ponerse a nuestra altura.

Lo peor: Ilumina el camino y señala la dirección indicada pero no nos dice el como recorrerlo, eso ya depende de nosotros.



1 comentario:

  1. Este y B. Russell, dos. Paso del pesimismo barato (aunque lucrativo para los que lo plasman por escrito).

    ResponderEliminar