viernes, 29 de julio de 2016

La mejor venganza


"¡A la mierda las malditas causas! No son más que excusas enormes. Nunca en mi vida he visto a nadie que actúe con más ignorancia, violencia y malicia autojustificada que cuando se siente amparado por una causa justa"

Nicomo Cosca.


Ficha: "La mejor venganza", Joe Abercrombie, Alianza Editorial, 922 páginas, ISBN: 978 842 0673707

Continúo con mi particular exilio veraniego en este blog a base de meterme en vena lo mejor de la obra de este endemoniado autor británico, podría haber clausurado este blog durante unos meses... pero mejor que eso sin duda amontonar en el mismo unos cuantos tomos que suman ya casi dos mil quinientas páginas, y eso sin haberme metido de lleno con la trilogía inicial "La primera ley" en cuyo mundo se ambienta esta tremenda "La mejor venganza", su primera novela fuera de esa primera trilogía. 

Hay quien considera a esta obra, y a las dos siguientes, como una continuación. Tiene su lógica ya que están ordenadas en el tiempo y aparecen personajes que ya tuvieron su protagonismo... pero de todas formas y aunque sea sin duda recomendable leerlas en el orden en que fueron escritas poseen la suficiente independencia entre sí como para poder elegir cualquier orden, de hecho he disfrutado de esta exactamente igual que si la hubiera leído la primera, el hecho de encontrarme en esta con caras conocidas en las siguientes novelas ha funcionado un poco como "spoiler" quitando alguna que otra sorpresa pero a la vez añadiendo un poco de "morbo", puesto que ya sabía algo que iba a pasar pero no sabía el "cómo".


Un Joe Abercrombie pletórico, más sanguinario y pasado de rosca es lo que nos vamos a encontrar en esta feroz historia de venganza. En una reciente entrevista Abercrombie relataba su "schock" cuando leyó el primer tomo de la obra de George R. R. Martín en la que se basa la popular serie... ese momento en el que decapitan a Eddard Stark, el principal protagonista, creo que nos conmocionó a todos... era algo que parecía no pertenecer a este género de fantasía, un género de buenos y malos... donde los buenos pueden sufrir y pasar penalidades pero donde los protagonistas pues no mueren y los "malos" no se salen con la suya. Creo que fue en este momento cuando el género fantástico perdió lo que le quedaba de inocencia, por no hablar de esa relación incestuosa entre los hermanos Lannister, ahí había algo nuevo, algo oscuro, que se había podido insinuar anteriormente pero no con tanta claridad, o al menos no en una obra perteneciente a lo más exitoso del género, no hablábamos en este caso de un escritor marginal haciendo experimentos...

Y de ahí sale este escritor británico, autor de novelas de género fantástico con poca o nula carga de magia, pero con una masiva carga de morbo, mala leche, lenguaje procaz, y sobre todo con una intencionalidad clara, enganchar al lector moderno, a ese que no quiere saber nada de cuentos de fantasía al viejo estilo, que no quiere que le cuenten milongas, que no cree en magia, que sabe perfectamente que la guerra es una mierda, que el poder es únicamente la justificación para que una minoría viva a cuerpo de rey y extorsione a una mayoría, y que palabras como honor, patria, ley, sentido del deber, bueno y malo, justo o injusto dependen mucho del color con que se mira. A ese lector moderno, cínico, desencantado de cualquier ideal, que sabe lo que las insignias, banderas y símbolos ocultan realmente, a ese lector es para quien realmente escribe Abercrombie.

Abercrombie nos narra una historia de venganza, larga y cruel. Monzarro Murcatto es una lider militar de un grupo de mercenarios a sueldo del duque Orso de Talins que se haya enfrascado en una larga guerra para intentar reunificar una región llamada Styria, una región antaño unida bajo la directriz de un viejo imperio pero dividida en ciudades-estado en perpetuo conflicto. Cuando está a punto de lograr su objetivo, a un paso de la victoria final, Monza es traicionada por su jefe, el duque Orso teme que su popularidad la lleve a intentar un golpe de estado contra él y decide eliminarla justo antes de la victoria final. El problema es que Monzarro es dura de pelar, lo demostrará de principio a fin de la novela, hija de un campesino que le enseño a manejar tanto la espada como el arado, Abercrombie nos muestra en ella al arquetipo de jefe militar decidido, inteligente y leal... aunque también ingenua merced a su sentido del honor. Sobrevivirá al intento de asesinato casi milagrosamente, aunque no podrá salvar a su querido hermano Benna, su única familia que le queda con vida, de morir asesinado.


Tras pagar un alto precio cobrado en lesiones, cicatrices, huesos rotos y una mano derecha inútil y deformada de por vida Monza jura vengarse, contratará a un varopinto grupo formado por un soldado de fortuna, antiguo compañero de armas al que traicionó y que ha terminado hundido en el infierno del alcoholismo, a un feroz guerrero del norte, veterano de cien batallas que trata de salir de la indigencia, a un consumado envenenador y a su aprendiz, a una ex-torturadora y a un ex-presidiario asesino en serie y retrasado... un grupo de gente problemática, con una fuerte y marcada personalidad (como si no tuviéramos bastante con la de Monza). Ni que decir tiene que la venganza será atroz, que habrá múltiples sorpresas durante el transcurso de la historia (900 páginas dan para mucho), que esa venganza atrapará a mucha gente inocente en su camino, y que el sendero que llevará a Monza hasta su objetivo final, el duque Orso y esa venganza aparentemente imposible, quedará sembrado de cadáveres y muchas, muchas sorpresas.

¿Qué más puedo decir sobre esta historia sin acribillar de spoilers al posible lector?, pues solo recomendar su lectura, independientemente de todo lo anterior que hayamos leído tanto de este autor como de otros. Abercrombie juega según sus propias reglas, vamos a tener momentos angustiosos, mucha acción, sangre a borbotones, suciedad y miseria también... es un autor que disfruta haciéndoselas pasar putas a sus personajes, que juega con ellos sádicamente como un gato con un ratón herido al que no le apetece comerse "de momento". Si eres de esos lectores morbosos que son capaces de reírse del aspecto grotesco de la violencia, si agradeces esa visión nueva de la fantasía... no diré para nada "refrescante" porque el hálito de las novelas de este autor británico tiene más de "pestilente" que otra cosa, "como una tumba recién abierta" serían sus propias palabras... en fin si te va el humor negro y te crees capaz de reírte de casi cualquier cosa este es tu autor de fantasía, tan diferente al venerado Tolkien como un huevo a una castaña... y creo que para bien, no sé lo que opinarán los lectores habituales del género, pero ya estaba bien de ese tipo de fantasía ñoña que no hacía otra cosa que ensalzar la violencia y la guerra aunque fuese de forma indirecta. La guerra relatada en "El Señor de los Anillos" es una guerra contra el mal, algo inevitable, se teme por un lado pero también se considera deseable si al final lleva a la victoria, es una guerra que al final conduce a un mundo mejor... pero no es así en la obra de Abercrombie. La guerra es la mayor de las calamidades, la mierda más grande que se pueda imaginar, no hay ninguna buena, no arregla nada y solo sirve para que unos pocos medren y hagan caja a costa del sufrimiento de la gran mayoría.

Esa visión realista, descarnada, irónica, "moderna" es lo que me gusta de este autor, los soliloquios que escribe y que sin duda pertenecen a su propio pensamiento, aunque sean por boca de un personaje tan canalla, voluble y traicionero como el general mercenario son de lo mejor que podremos encontrar no ya en su obra, sino en la fantasía y en buena parte de la literatura contemporánea... en verdad los que no conocen a este autor no saben lo que se están perdiendo ;-). 


"Las palabras de Dow el Negro acudieron a la mente de Escalofríos: No hay mejor momento para matar a un hombre que en una batalla, y si es de los tuyos, aún mejor. Clavó espuelas a su montura, apremiándola para llegar al lado de Monza mientras se erguía todo lo alto que era en los estribos y levantaba el hacha sobre su cabeza. Echó los labios hacia atrás. Luego, con un rugido, la bajó hacia el rostro del lancero, partiéndoselo en dos y dejando que su estremecido cadáver cayese al suelo. De pasada, llevó su hacha hasta el lado contrario y con ella golpeó un escudo, dejando una gran muesca en él y empujando al hombre que lo llevaba hacia los cascos del caballo que estaba al lado, el cual parecía una trilladora. Quizá fuese uno de los de Rogont, pero no había tiempo para actuar de otra manera. Matar a todos los que no vayan a caballo. Matar a todos los que vayan a caballo y que se interpongan en su camino. Matar a todos. 
[...] 

¡Morid! ¡Morid! ¡Volved al barro, cabrones! Y sus oídos estaban saturados por rugidos y ruidos de herrería a los que no hacía ni caso. Un mar embravecido de armas que herían, de escudos que chirriaban, de metal que relucía, de huesos que reventaban, de sangre que saltaba a chorros, de rostros furiosos y aterrorizados que le rodeaban, que se retorcían e intentaban escapar mientras los tajaba, los troceaba, los rompía como un carnicero loco que hiciera su trabajo con el cadáver de un animal."


Lo mejor: Un relato electrizante que le atrapa a uno desde el primer capítulo, y que hace que vuelen las páginas a chorros sin darse cuenta. De nuevo me encuentro con un prodigioso escritor que maneja los personajes y las escenas de acción como nadie, que sorprende una y otra vez al lector y que sabe como engancharle con una historia adictiva y muy bien narrada. Una visión cínica, ácida y descarnada sobre el poder, sobre el sinsentido de la venganza y la violencia, con algunos personajes simplemente inolvidables... maravillosa esa Monza Murcatto, y tremendo ese Nicomo Cosca, dos personajes intensos, complejos, sorprendentes, con multitud de facetas ¡chapeau! :-).

Lo peor: Que el ser una novela del subgénero fantástico prive a muchos potenciales lectores del placer de descubrir a este interesante autor... y que su tamaño impresionante (punto a favor siempre según mi opinión a condición de que la calidad no decaiga durante el relato) eche para atrás a más de uno. El final aunque el más probable y seguramente el más satisfactorio no deja de convencerme por su rapidez... quizás fuera algo premeditado por el autor, que se quedó seco de imaginación y hastiado del relato... o que simplemente deseaba que el lector exclamase con él "tanto para esto... ", y es que mensajes políticos, pacifistas o filosóficos aparte no hay que olvidar que estamos ante una obra de evasión al 100% donde se nota que el autor se lo pasó en grande escribiendo y que no pretende otra cosa que entretener. No es para paladares delicados, algo de sexo hay... pero sobre todo una visión de la violencia que podríamos calificar de "pornográfica" por su crudeza... si el lector no se considera morboso y piensa que no está bien reírse de ciertas cosas, pues mejor que lea otra cosa, que aquí hay "carnaza" para pescar a una bandada de tiburones.

martes, 19 de julio de 2016

Tierras rojas


Ficha: "Tierras rojas", Joe Abercrombie, Alianza Editorial, 700 páginas, ISBN: 978 84 206 8758 2

Tras su primera y más importante obra, esa primera trilogía denominada "La primera ley" donde Abercrombie puso todos los elementos necesarios para crear un marco de referencia de futuras obras, el escritor británico se lanzó durante cuatro años a la tarea de seguir explotando el filón creado tras esa primera serie. Tres novelas independientes pero íntimamente relacionadas con ese marco de referencia de su creación verían la luz "La mejor venganza" donde flirteaba con el trhiller, "Los Héroes" de ambientación bélica y ya comentada en este blog recientemente, y la última "Tierras rojas",  donde nos encontramos con un western, tres "secuelas" en cierta medida deudoras de esa primera trilogía, ambientadas en el mismo mundo y con abundantes cameos de personajes que aparecieron originalmente en la misma... independientes, pero a su vez muy ligadas a esas novelas iniciales, "La voz de las espadas, Antes de que los cuelguen y El último argumento de los reyes". 

De modo que aquí, en esta "Tierras rojas" nos encontramos con la última novela de ese peculiar universo, lleno de violencia y cinismo, pero también pletórico de personajes interesantes y con más que evidentes paralelismos con el mundo real de nuestra época , con este alocado, materialista, apocalíptico y desencantado siglo XXI. Me da la impresión de que Abercrombie echó un poca "el resto" en esta obra y quiso darle un punto final, seguramente ya definitivo a ese mundo de "La primera ley". Su posterior incursión con otra trilogía, la denominada "del mar quebrado", ya con una orientación más enfocada al público juvenil, con obras de extensión más corta... y seguramente algo aligeradas de tanto "gore", palabra soez, violencia, desencanto y crudeza. Las críticas de esta nueva trilogía son muy buenas... pero algo me dice que con ese "Medio rey", "Medio mundo" y "Media guerra" me voy a encontrar con un Joe Abercrombie a "medio gas"... de modo que un servidor lo tiene claro, eludiré de momento los cantos de sirena de su trilogía más reciente y me embarcaré en la lectura de esa primera y potente trilogía que ya tengo en lista de espera para este verano :-)


Tras la lectura de la fenomenal "Los Héroes", para algunos de sus fans su mejor obra, nos encontramos con este polvoriento "western" de ambientación fantástica, donde solo notaremos la ausencia de las armas de fuego... porque en todo lo demás no echaremos en falta nada de nada. Una historia de búsqueda y venganza, una variopinta colección de personajes difíciles de olvidar, un protagonista de oscuro pasado que nos dará alguna que otra sorpresa, nativos que bien podrían pasar por indios exageradamente decadentes que cortan orejas en vez de cabelleras, pioneros y colonos procedentes en su mayoría de "La Unión" ese reino poderoso que ya vimos enzarzado en una guerra en "Los Héroes", un pueblo minero como salido de la peor de las pesadillas, caravanas, tormentas en el desierto, cazarecompensas, referencias a un viejo imperio que recuerda a los restos del imperio español en el oeste americano, fiebre del oro... solo ha faltado algún que otro duelo a revólver y algún que otro piano sonando en un salón lleno de humo... o casi.


Abercrombie me vuelve a sorprender gratamente con esa selección de personajes, el misterioso Lamb que irá mutando en alguien muy conocido para los lectores de la primera trilogía, la maravillosa protagonista femenina Shy Sur, una mujer de armas tomar y con un pasado tenebroso, el inolvidable Nicomo Cosca, capitán al frente de una compañía de mercenarios, la peor escoria de gente que uno pueda imaginar, y su abogado Temple, otro de los personajes clave al que veremos evolucionar durante todo el relato. No podían faltar tampoco los ingredientes habituales con los que Abercrombie suele "sazonar" abundantemente sus relatos, mucha acción, detalles escabrosos, ultraviolencia, lenguaje soez, discursos filosóficos sobre el sentido de la vida y lo que está bien y lo que está mal, inolvidables en ese sentido las peroratas de Cosca sobre sus experiencias vitales... suciedad, mugre, polvo... no hay idealismo, sí en cambio sentido del deber y algo parecido al heroísmo, pero difícilmente veremos algún personaje que podamos calificar de "bueno" así sin más, o completamente malo, pues incluso los peores actúan movidos por motivaciones perfectamente razonables a su manera. Una colección de personajes arrastrados y baqueteados por el destino sin el menor asomo de piedad sería la mejor definición.

En las descripciones del poblado minero de "Arruga", donde se centra parte de la acción de la novela vemos a un Abercrombie pasado de rosca, centrado y obsesionado con mostrar el aspecto más sórdido del ser humano, una y otra vez parece indicarnos el extremo al que el materialismo más descarnado nos puede terminar arrojando. Es una novela donde pululan personas rotas, con un pasado que los persigue y que intentan en vano olvidar, y donde otras luchan y persiguen inútilmente sus sueños sin importar el daño que causan a otros... un desfile de locos y desgraciados que convierten a cualquier spaguetti-western de Sergio Leone en un cuento para que los niños se vayan a la cama a dormir, una novela sangrienta de título muy apropiado, que hiede y apesta pero que no se puede dejar de leer una vez que se empieza y donde la acción, muy bien dosificada, terminará llevándonos en vilo hasta casi el final.

Para terminar recomiendo echarle un vistazo a este enlace a un vídeo de Youtube donde varios amigos aficionados a la literatura fantástica comentan periódicamente la obra de alguno de los autores más interesantes, este es el dedicado a Abercrombie.

Lo mejor: En una ocasión un escritor comentó en una entrevista en televisión "a los lectores hay que capturarlos como a los peces, con moscas y gusanos"... ese es el gancho de Abercrombie, pero solo hasta cierto punto, porque la verdad es que golpes de efecto aparte, que los hay y en abundancia, tenemos en él a un magnífico narrador que siempre tiene algo interesante que contar y a un maravilloso constructor de personajes, por un lado usa y abusa de todos los tópicos imaginables, poca imaginación tiene en ese aspecto... pero por otro lado sabe reírse de los tópicos y darles la vuelta como nadie, crear personajes curiosos, elevarlos y machacarlos hundiéndolos en el fango, burlarse de ellos en definitiva y hacer que el lector pase por las páginas de sus libros como una aspiradora, doy fe que esos cientos de páginas se leen en un suspiro ¿cuántos escritores conozco que causen el mismo efecto?... pocos.

Lo peor: En una palabra "decadencia", hay un aire de desgana, de ruina y desesperanza que impregna la obra de principio a fin, esas tierras donde se desarrolla la acción simbolizan por un lado la libertad... pero a su vez también la desesperanza ante un mundo implacable, no tenemos por un lado la ley de un estado opresor, pero en cambio sí que tenemos la ley del más fuerte y el sinsentido de la violencia. Hay un trasfondo pesimista que hace que uno no lamente el abandonar ese mundo descrito ,ni le apetezca una segunda lectura, algo que sí que me ocurría tras leer la anterior "Los Héroes". Demasiada oscuridad, demasiada mugre y demasiada sangre, que los golpes de humor y la ironía también presentes no llegan a atemperar. Me da la impresión de que Abercrombie se debió cansar un poco de sí mismo tras esta obra. No apta para paladares delicados.


sábado, 16 de julio de 2016

Conversaciones con Arthur Schopenhauer


Ficha: "Conversaciones con Arthur Schopenhauer", Luis Fernándo Moreno Claros, editorial Acantilado, 362 páginas, ISBN: 978 841 6011834

De nuevo me encuentro comentando un libro sobre uno de mis filósofos favoritos, parece que Arthur Schopenhauer sigue dando motivos a algunos para escribir libros... y naturalmente a los curiosos y aficionados a su filosofía para leerlos. Pensaba que tras leer la excelente obra de Safranski "Schopenhauer y los años salvajes de la filosofía" difícilmente me iba a acercar más a ninguna obra divulgativa sobre el pensador alemán, tengo la opinión de que probablemente ni se ha escrito ni se escribirá ninguna biografía mejor que la del filósofo y divulgador alemán, autor así mismo de otros trabajos biográficos sobre Heidegger, Nietzsche y Goethe, seguramente tan interesantes como el señalado anteriormente. Pero la verdad es que este libro, editado por Acantilado, este mismo año me llamó la atención. 

El mismo se compone de dos partes claramente diferenciadas, por un lado tenemos una introducción a la vida y la obra del cascarrabias de Fráncfort,  y por otra parte una selección de escritos y testimonios de la época de personas que le conocieron en persona y dejaron constancia de sus impresiones sobre la persona y su filosofía. Tanto la introducción como la selección de los textos son obra de Luis Fernándo Moreno Claros, y teniendo en cuenta la excelente calidad de este libro seguramente no va a ser lo último que lea de este interesante divulgador de filosofía.

Creo que en general es poco aconsejable estudiar el pensamiento de uno de los grandes filósofos de todos los tiempos si no se penetra también en el estudio de su biografía, de su época, sus circunstancias y hechos vitales... pero es que en el caso de Schopenhauer el desligamiento entre su filosofía y su vida es simplemente imposible, nunca podremos entenderle bien sin conocer los detalles de su biografía, cuanto más se le conoce en ese aspecto creo que mejor se entienden sus ideas y el porqué de las mismas. Es necesario no dejarse deslumbrar por el espectáculo y colarse entre bambalinas para acceder a los resortes íntimos de su psicología y sus motivaciones, a la vez naturalmente que uno se deja llevar por el torrente de sus ideas... vamos que nunca hay que perder de vista al hombre de carne y hueso tanto en sus virtudes, notables y sobresalientes, como en sus defectos y limitaciones, bastante evidentes y notables también en este caso.

De la primera parte solo comentar que me parece ejemplar, aunque hay referencias a su particular filosofía, y esta siempre queda en segundo plano y se nos presenta muy bien resumida a sus puntos más fundamentales, creo que es una introducción a su vida y obra excelente. La segunda parte, la verdaderamente novedosa y tema principal del libro, abunda en datos biográficos, anécdotas, testimonios de personas que le conocieron... los veremos de todo tipo, por ejemplo los que ahondan en los aspectos más desagradables de su carácter, pero sobre todo veremos testimonios de admiración sincera que nos descubrirán a un Schopenhauer que en algún aspecto contradice esa versión oficial que le retrata como un tipo misántropo, misógino, asocial y poco menos que intratable... aunque ya sabíamos de su pasión por los perros y su defensa, en general, de los derechos de los animales, también veremos su capacidad de ternura hacia los niños, su virtuosismo como conversador, testimonios de su elocuencia y su afilada inteligencia y sentido del humor... y en general muestras de los rasgos de una aguda inteligencia y un talento natural que además fue trabajado sin cesar a lo largo de su vida. 



Casi siempre que nos topemos con Arthur Schopenhauer nos vamos a encontrar con las etiquetas de pesimista, cascarrabias, misógino, racista, misántropo y personaje francamente desagradable e insoportable... sin embargo cuando se examinan muchas de sus ideas más de cerca, cuando se contempla su existencia de un modo más distanciado y se la sitúa en su contexto histórico y reflexionamos no solo sobre lo que era, sino sobre lo que se negó a ser... veremos que Arthur S. no era una persona normal y corriente, ni en carácter, ni en inteligencia, ni en tenacidad y capacidad de trabajo... que se le mida con el baremo que uno quiera, pero no hay duda de que estamos ante alguien verdaderamente excepcional, a la altura de los más grandes filósofos sin duda. Por mucho que siga encabezando las listas de los pensadores más ignorados por la filosofía académica, a la vez que sigue siendo seguramente junto a Nietzsche el filósofo más leído por el público no especialista. Búsquese en Google lo siguiente: "Schopenhauer, memes" ... y tendremos acceso a una gran cantidad de reproducciones de los pocos cuadros que se le hicieron acompañadas de textos humorísticos, casi siempre completamente falsos, siempre en la misma línea de "mala leche". Una que me hizo reír... precisamente porque podía haber sido suya, o por lo menos haberle hecho reír también a él era esta cita falsa "La vida es como una obra de Hegel... una p*** m***** " ;-). No hay que acudir a frases de mal gusto ni de humor grueso como esta, presentes en su obra tendremos imágenes y pensamientos mucho más duros y contundentes que este, aunque quizás expresados de forma demasiado extensa y literaria como para ponerlos en un meme.

Guste o no a los más entendidos en filosofía Schopenhauer es uno de los filósofos más queridos por el aficionado a la filosofía, su contundencia unida a un lenguaje claro con claras connotaciones literarias, lleno de color e imágenes poéticas difícilmente puede ser ignorado. Era un charlatán, lleno de prejuicios y pagado de sí mismo, pomposo y cargante como pocos, pero con una capacidad de ponerse en lugar del lector y llamar su atención verdaderamente envidiable, estoy convencido que hubiera sido un escritor de talento independientemente de lo que hubiera escrito... su devoción y amor a la filosofía, con la que unió su vida todo cuanto pudo resultan aún hoy verdaderamente chocantes. 

Por las páginas recopiladas por Luis Fernándo Moreno Claros desfilan testimonios que nos hablan de un Arthur Schopenhauer extremadamente culto, que conocía muy bien aparte del alemán el francés, inglés e italiano... y lo suficientemente el español para haber traducido al aleman "Oráculo manual y arte de prudencia" de nuestro Baltasar Gracián, a un apasionado de la música, un melómano que adoraba a Mozart y especialmente a Rossini, que interpretaba a la flauta obras de este último compositor y que no se perdía un concierto ni una obra de teatro, que trabajaba incansablemente en la revisión y escritura de sus obras, que leía con avidez en varios idiomas, latín y griego incluídos, y que poseía una considerable biblioteca donde siempre se estaban amontonando más y más libros, que adoraba a su perro de lanas... al que para reprenderlo le insultaba llamándole ¡hombre! ... al silencioso comensal que iba cada día a comer a un caro restaurante pero al que bastaba encontrar un compañero de mesa culto y versado en filosofía para cambiar completamente y deleitar a quienes estuvieran cerca con apasionados y profundos discursos filosóficos, a una persona rígida e inamovible en algunos aspectos, pero muy considerada y amable en otros... en definitiva a alguien que dentro de sus limitaciones supo sacarle todo el partido posible a la vida e irse al otro mundo con la satisfacción de haber hecho algo único, y alguien a quien por mucho que lo intenten los académicos del mundo de la filosofía no pueden ningunear ni hacer callar tanto como quisieran ;-) ... para ellos quizás estemos hablando de alguien irrelevante para la filosofía oficial, pero cuyas ideas se resisten a morir y que permanecen ahí de forma permanente sin constituir la corriente principal del pensamiento, es verdad, pero tampoco sin desaparecer nunca del todo, pues mientras siga existiendo el sufrimiento en el mundo, mientras exista alguien que se pregunte el porqué de ese aparente sinsentido que significa vivir, ahí estará el viejo Schopenhauer, aún vivo en sus ideas, para ponerle una mano en el hombro y empezar a decirle "sé como te sientes, y mira, te voy a explicar el porqué de tus tribulaciones y decirte como puedes intentar sentirte menos triste y miserable... ", quizás con remedios equivocados, pero siempre con la compasión por el dolor ajeno como enseña.

Finalmente para terminar pongo aquí el enlace a una magnífica reseña de este libro, mucho mejor que la mía ;-), perteneciente al blog "El vuelo de la lechuza", mi lugar filosófico favorito en la red.


Lo mejor: Un libro que puedo recomendar a todos los aficionados a la filosofía y figura del gran pensador alemán sin reservas, perfecto también para introducirse en la vida y obra de Schopenhauer que nos descubre aspectos poco tratados en otras obras. Consigue lo que parecía a priori imposible... lograr que nos llegue a caer simpático, creer que le entendemos, y hasta lamentar su muerte en plena posesión de sus facultades y desear que hubiese vivido unos cuantos años más para legarnos más obras y pensamientos. Uno se da cuenta que a pesar de los excesos de carácter no hubiera sido tan difícil cogerle cariño de haberle conocido en persona.

Lo peor: No es una biografía tan exhaustiva como la de Safranski, ni mucho menos, quien desee entrar de lleno en la vida y obra del filósofo no encontrará una introducción mejor que la del divulgador alemán. Aunque la parte inicial es interesante y está francamente bien, es fácil encontrar introducciones a su pensamiento seguramente más interesantes y con más datos. Recomiendo por ejemplo a los interesados en la figura y pensamiento de este gran filósofo a modo de introducción el ejemplar de la colección de grandes filósofos, dirigida por Manuel Cruz y fácil de encontrar en los kioscos, escrita en este caso por Joan Solé... realmente buena, y sencilla de leer.



viernes, 8 de julio de 2016

Nada, del cero absoluto al olvido cósmico.


Ficha: "Nada, del cero absoluto al olvido cósmico", varios autores - edición de Jeremy Webb, Alianza Editorial, 317 páginas, ISBN: 978 84 9104 131 3

Nos encontramos aquí no ante un ensayo propiamente dicho, sino ante una recopilación de artículos aparecidos en la revista británica "New Scientist" sobre el aparentemente estúpido tema de la "nada", ¿cómo se puede escribir algo sobre esto y no limitarse a dejar unas cuantas páginas en blanco? ;-), bien, hay una razón muy sencilla y es que si entendemos la nada de un modo tan amplio como el enfocado por esta revista entonces el tema está servido, de hecho sabe a bastante poco.

Varios serán los ejes en torno a los que giran los artículos seleccionados y reelaborados de la revista, el eje de la física, el de la cosmología, el de la fisiología y la medicina, la zoología y el de las matemáticas. 

Así en el campo de la física veremos que el concepto del vacío es algo más complicado de lo que parece a simple vista, "la naturaleza aborrece el vacío", reza un viejo lema que aunque despreciado hace décadas ha vuelto a tomar protagonismo, el estudio de la materia y el llamado "vacío cuántico" nos mostrarán por ejemplo que efectivamente cuando los filósofos y pensadores de tiempos pasados inventaban sustancias como el éter para darle sentido a sus observaciones no iban del todo desencaminados, veremos que ese concepto de vacío como ausencia total de materia y de "todo" es ante todo una construcción mental sin existencia real, un supuesto vacío donde aparecen partículas, aparentemente de la nada, cuya carga eléctrica se puede medir, un vacío sometido a la atracción gravitatoria, a los campos electromagnéticos e imposible de vaciar completamente en la práctica en laboratorio y por supuesto inexistente en los espacios interestelares más profundos y alejados de la materia.




El libro se adentra en el origen del universo, aparentemente surgido de la nada, entendiendo esta como ausencia casi total de materia, de la mano de la teoría del big-bang. También en las propiedades de la materia con referencias ya no al vacío de la misma sino a la totalidad de ausencia de calor, ese cero absoluto que técnicamente también es imposible de lograr en laboratorio, aunque las incansables mentes de los científicos teóricos y experimentales están muy muy cerca de lograrlo. Las propiedades de los gases nobles que no parecen reaccionar con "nada" también tendrán su espacio, y también de forma un tanto humorística, una serie de experimentos con el aburrimiento como protagonista. 

La historia del número cero, su descubrimiento, prohibición y finalmente su uso en los diferentes sistemas numéricos es el protagonista de otro artículo, así como el concepto abstracto de los números (y las matemáticas)... y aunque los matemáticos y todo el mundo en general vivimos envueltos en números en nuestra vida cotidiana en mayor o menor medida la abstracción que representan los números será el protagonista de otro capítulo, así como la problemática del tratamiento del mismo, se podría decir que el número cero, que representa la ausencia, está en la base misma del concepto de número y de toda la matemática ¿sorprendente verdad?.

Seguramente para el lector poco amante de la física o las matemáticas serán los artículos dedicados al efecto placebo, a su némesis el efecto "nocebo" y a la ausencia de actividad y sus consecuencias prácticamente inmediatas, las partes más interesantes del libro. Esa capacidad de alterar el estado de salud de sustancias aparentemente inocuas a través de la mera sugestión, tanto para aliviar dolencias como para provocarlas sin explicación racional, de momento, completamente documentadas a través de la experimentación aunque todavía sin una teoría clara que explique como funcionan... de hecho estos efectos, especialmente el placebo, son tenidos muy en cuenta en pruebas experimentales para verificar la efectividad de muchos medicamentos. Mención aparte me parece el artículo dedicado al tema de la inactividad física... de hecho fue leerlo y tomar la decisión (otra vez) de hacer más deporte, creo que voy a tenerlo a mano durante un tiempo :-)

Dejo para el final el artículo más impresionante que he leído sobre las teorías que tratan de predecir, en función de lo que a día de hoy se sabe naturalmente, de cual podría ser el final del universo, ya conocía la teoría de la expansión ilimitada y progresivo enfriamiento, y también la del "big-crunch" con esa sucesión infinita de expansiones-contracciones... lo que no sabía es que gracias a la observación de la llamada "energía oscura" detectada a finales de los noventa el panorama ha cambiado bastante y actualmente existen una buena multiplicidad de teorías sobre el posible fin del universo... algunas tan rocambolescas que parecen sacada más de las ensoñaciones fruto de un experimento con alucinógenos que con la ciencia "seria"...


Lo mejor: Es en definitiva un libro engañoso en su pequeño tamaño, trescientas páginas y tamaño de bolsillo, porque encierra cantidad de curiosidades, datos, y una de las explicaciones más claras de la teoría del big-bang (y he leído ya unas cuantas), por no hablar de ese tema tan aterrador como es el vacío absoluto, la nada... que remite irremediablemente a la muerte, a ese "horror vacui" tan presente en algunas formas de arte. Veremos que ese vacío que tanto nos asusta es tan solo una construcción de la mente... y que el vacío en realidad no existe, y que aquello que consideramos como nulidad, cero absoluto, vacío absoluto, número cero, la "nada" de la que surge la materia tienen mucho que contar.


Lo peor: Aunque original y curioso el libro está lastrado por la visión científica, es en el ámbito de la ciencia donde hay que encuadrar estos artículos... no hubiera estado de más que la revista saliera un poco de sus pretensiones y hubiera echado mano de alguna interpretación más filosófica, "El silencio eterno de los espacios infinitos me aterra" escribió una vez Pascal... me temo que el libro aunque pretende que cambiemos el enfoque según el cual contemplamos el vacío y la nada al final se queda un poco corto. Era material muy bueno para un ensayo más serio que se quedó al final en "nada".


viernes, 1 de julio de 2016

Los Héroes


Ficha: "Los Héroes", Joe Abercrombie, Alianza Editorial, 873 páginas, ISBN: 978 84 9104 362 1

Ya tenemos el verano aquí, aprieta el calor y apetecen lecturas ligeras, sencillas y adictivas, de modo que quise dejar por un tiempo (no mucho, eso seguro) los sesudos ensayos científicos y filosóficos y embarcarme en alguna novela de género, una lectura kilométrica, de esas en las que las páginas vuelan y uno las puede recorrer de cabo a rabo con el piloto automático puesto. Este año Alianza Editorial celebra su 50 aniversario con una edición especial, una selección de títulos escogidos entre los géneros más diversos (y muy buena relación calidad-precio), la mayoría que he visto son de escritores clásicos, de toda la vida... por eso me llamó la atención una novela de un autor, para mí, desconocido. Joe Abercrombie es un escritor británico que publicó su primera obra hace ya diez años, una trilogía del subgénero conocido como "fantasía heróica", dentro del variopinto género de la novela fantástica, la que conocemos como género de "espada y brujería" desde los años ochenta, y que como todos los géneros ha conocido buenas obras y sagas, y también bastantes obras mediocres. Últimamente, sobre todo gracias al buen hacer de George R. R. Martin y su saga "Canción de fuego y hielo", cuyas dos últimas entregas "Festín de cuervos" y "Danza de dragones" han sido ya comentadas en este blog, y a Patrick Rothfuss con sus geniales "El nombre del viento" y "El temor de un hombre sabio", el género fantástico ha cobrado una buena relevancia dentro de los subgéneros literarios, sin duda alguna estamos en el mejor momento del mismo. Joe Abercrombie es uno de sus mejores adalides y un escritor que recomiendo desde ahora mismo a cualquier lector habitual del género fantástico.


Estamos ante una obra de fantasía del subgénero "espada y brujería" con mucho de lo primero, y apenas un atisbo de lo segundo, de hecho la magia y la brujería presentes en la obra bien podríamos calificarlas de prestigiditación y ciencia. Otra característica presente en esta novela, seguramente "marca de la casa" es la ironía y el fino sentido del humor que la impregna de principio a fin, el escritor británico posee varias buenas cualidades, y para mí quizás la mejor sea una visión ácida y humorística de las historias que nos narra. No estamos ante un escritor con las veleidades literarias de un  George R. R. Martin, ni tampoco ante un escritor dramático y enamorado del minucioso y consistente mundo de su creación como Patrick Rothfuss... no, estamos ante alguien que no parece tener otro objetivo que narrar eficazmente una buena historia y divertir al lector, y seguramente de paso divertirse él mismo. Ese equilibrio entre calidad literaria por una parte y entretenimiento puro y duro por la otra es lo que yo destacaría antes que nada de Joe Abercrombie. He podido leer algún comentario en Internet sobre alguien que se ha encontrado con él por casualidad, al igual que yo, y que no ha podido evitar el impulso de lanzarse a buscar, comprar y leer más de este autor... justo como me va a pasar a mí, ¿cuántas veces nos encontramos con un autor capaz de cazarnos desde las primeras líneas y tenernos embelesados con una historia a lo largo de más de ochocientas páginas? ... hablar de Joe Abercrombie es hablar de diversión pura y dura, saber dosificar la acción, saber introducir reflexiones de forma oportuna sobre las grandes cuestiones que aparecen en el relato, saber escoger unos personajes consistentes y ese especial talento a la hora de hacerlos únicos, ese gusto por lo deforme, lo sucio y lo retorcido... pero que más allá del puro morbo nos hace vivir la historia que nos cuenta y olvidarnos completamente de que es toda una invención y que estamos leyendo una obra de fantasía... tras leerle ¿quién quiere ya enredarse con ficciones históricas? :-)



El Quentin Tarantino de la fantasía.
Esta novela, publicada originalmente en 2.011, forma parte de una serie de novelas independientes pero que se sitúan en el contexto imaginario del mundo creado a raíz de su primera, y más exitosa trilogía, llamada la de "La primera Ley", constituída por las novelas "La voz de las espadas" (2.006), "Antes de que los cuelguen" (2.007) y "El último argumento de los reyes" (2.008). Es importante tenerlo en cuenta ya que parece que debido a esa situación en ese mundo creado ya a propósito de esa primera trilogía Abercrombie da por supuesto que el lector conoce las características de ese contexto  fantástico y presentará la historia así sin más, sin dar demasiadas explicaciones al lector... lo cual es de agradecer, una de las cosas que menos me gustan por ejemplo de la saga de G.R.R. Martin es todo ese fárrago de explicaciones sobre las diferentes casas nobiliarias, naciones, historia y demás... hay lectores muy frikis de la fantasía que ansían y disfrutan ese tipo de detalles, pero para mí en general solamente son un fastidio. Abercrombie, que ha sido calificado como el "Tarantino de la fantasía" no está para tanta tontería y chorrada, con perdón, y va al grano... las explicaciones son las justas, y todo cuanto ha de saber el lector lo puede sacar del relato en sí, sin más rodeos, hay violencia a cascoporro, mugre, suciedad, sufrimiento, realismo, palabras soeces y chistes de mal gusto, situaciones ridículas, los personajes se equivocan y meten la pata hasta el fondo, hay desidia, desorden, sufrimiento, situaciones estúpidas... y diversión a raudales, que nadie se equivoque con este magnífico, y gamberro, escritor de fantasía... quien busque una historia divertida y bien narrada aquí tiene a su autor, pero quien busque elegancia o romanticismo que mire en otra parte ;-).



La batalla de Gettisburg... digo Osrung.
Los Héroes nos relata la historia de una batalla, son tres días de terribles enfrentamientos entre el reino sureño de La Unión y la alianza del Norte, un conglomerado de belicosos clanes de semi-bárbaros norteños unidos entre sí tan solo por el odio al enemigo común, la civilizada Unión. Tres días de batalla, detallados al máximo, con un mapa del territorio donde se enfrentan, el valle norteño de Osrung. Un mapa que habrá que tener a mano durante todo el relato para tener claro donde está cada cual y que pasa en cada sitio, como si de un juego de guerra se tratara. Una batalla que desde el principio me hizo pensar ¡esto ya lo he visto! ... me refiero a la batalla de Gettisburg en la guerra de secesión americana: una lucha también de tres días, en un lugar insignificante sin valor estratégico y donde se luchó por pura casualidad, simplemente por estar en un importante cruce de caminos, y una lucha que no decidió finalmente el resultado de la guerra, que se cobró un alto tributo incluso entre oficiales de alto rango y donde también hay semejanzas en lo ocurrido en esta ficción, por no hablar de uno de los lugares donde se luchó "little round top", una colina que tuvo su importancia en los combates y que recuerda a esta otra descrita en este libro y coronada por antiguas estatuas ... aunque eso sí, que nadie intente adivinar el resultado de la batalla descrita en esta novela en base a lo ocurrido en julio de 1.963 en Pensilvania, pero lo cierto es que si Joe leyó abundantes novelas de corte bélico para ambientarse y escribir esta obra para mí es innegable donde encontró la inspiración.


Batallitas aparte es indudable que hay otros dos elementos que sobresalen por encima de todo, el primero es la elección y la configuración de los distintos personajes, el decrépito Curnden Craw, un hombre del norte que encabeza una partida de guerreros a los que cuida y aprecia como si fueran sus hijos y que es seguramente el personaje con un mayor sentido del honor... aunque no sea eso lo que predomina ya en su tiempo, el sanguinario Dow el Negro, lider de los clanes del norte, un guerrero sanguinario y cruel que nos proporcionará una buena dosis de reflexiones sobre el poder, Bremer dan Gorst, un coronel venido a menos que lucha por La Unión y ansía restituir su honor... al que alguien ya al final del relato le espetará en el mayor tono insultante posible "¡tu eres un heroe!", el libro intentará demostrar que el heroísmo en una guerra es sobre todo una desgracia, otro personaje interesante es el cabo Tunny, un soldado de La Unión, un completo sinvergüenza experto en el valioso arte de salir con vida de una y mil batallas, la ambiciosa Finree, arquetipo del "trepa" sin escrúpulos capaz de sacar partido de cualquier situación... y el príncipe Calder, otro de los mejores personajes sin duda, un pusilánime y cobarde guerrero, hermano e hijo de grandes hombres del norte, con una desmedida ambición muy por encima de sus habilidades guerreras... veremos personajes de todos los estamentos sociales, desde humildes granjeros hasta pomposos nobles como el cuadro lamentable de generales de La Unión... y una colección de deformes guerreros del lado de la liga del Norte capaces de ambientar una película de terror. El juego entre los diferentes personajes, sus características, la evolución de algunos (memorable las evoluciones de Calder, Gorst y sobre todo la de Beck "El Rojo" a lo largo del relato). Mención aparte me merecen esos incisos entre líneas con los pensamientos de algunos personajes... las cartas escritas por Gorst, el observador del rey, y sus pensamientos durante el relato son simplemente memorables.

El otro elemento del relato es el fenómeno de la guerra, la guerra como cúmulo de desgracias y despropósitos, de incalculable sufrimiento, desorden, desperdicio de recursos materiales y humanos, máxima expresión de estupidez a todos los niveles... a pesar de su apariencia de juego de guerra y la utilización del aspecto lúdico de la estrategia, que divertirá a muchos lectores ya habituales del género bélico, es difícil encontrar una obra de ficción capaz de asestar tantos y tan crueles golpes al fenómeno de la guerra. No hay misericordia, ni siquiera la tan cacareada capacidad de la guerra de sacar lo mejor, a la par que lo peor, del género humano puede compensar el cuadro descrito en el libro. Tres días de batalla, miles de muertos y heridos, un despilfarro inútil de vidas... una enorme basura, de ficción si, pero que se nos aparece terriblemente real, mucho más de hecho que otros relatos bélicos supuestamente inspirados en hechos históricos reales y que generalmente tienden a olvidar muchos detalles... ¿en cuantas novelas bélicas veremos a un personaje que se esconde en un armario, se mea encima de miedo y termina asesinando a uno de su propio bando por error?, ficción si, pero mucho más real que otras que pululan por ahí sin la etiqueta de "fantasía" en la solapa.


Lo mejor: Amena, divertida, apenas se notan sus más de ochocientas páginas... no diré que se lee de un tirón, pero sí que difícilmente se puede dejar de lado una vez que se comienza. He disfrutado como un enano con este relato tremendo, épico, realista y divertido. Recomendable a los amantes de la fantasía, ya están tardando en conocer a este autor, y también a los lectores de novela histórica de temática bélica, disfrutarán con esta lectura, no me cabe la menor duda. Estupenda para relajarse en una hamaca este verano con un buen refresco a mano, el relato les arrancará unas cuantas sonrisas y los tendrá pegados a sus hojas hasta la última página.

Lo peor: Algunos giros de la trama son bastante previsibles, en ocasiones Abercrombie parece que no sabe que hacer con tanto y tan variopinto personaje y se pierde un poco, divertido sí, reflexivo también... pero tras las fanfarrias y los fuegos de artificio llega la calma y el olvido, no es una novela que deje un gran poso en el lector, es como una de esas películas entretenidas y llenas de efectos especiales, uno las disfruta si son de su gusto... para terminar olvidándolas rápidamente, misión cumplida pues la del escritor, en el fondo un buen autor de literatura de evasión, ni más ni menos.


martes, 21 de junio de 2016

El solitario del desierto


"Tenía conmigo unas cuantas cerillas, selladas con parafina; junté las ramitas más a mano y los excrementos animales e hice una pequeña fogata y esperé a que cesara la lluvia.
No cesó. Llovió durante horas en oleadas alternativas de tormenta y llovizna y no tardé en consumir todo el combustible que tenía a mi alcance. Daba igual. Me estiré en la madriguera de coyote, apoyé la cabeza en el brazo a modo de almohada y padecí a través de la larguísima noche, humedad, frío, dolores, hambre, destrozado, soñando pesadillas claustrofóbicas. Fue una de las noches más felices de mi vida"


Ficha: "El solitario del desierto", Edward Abbey, editorial Capitán Swing, 319 páginas, ISBN: 978 849 4548 116

Hace dos años comentaba aquí el único libro que existía en castellano de este atípico escritor norteamericano, "La banda de la tenaza" es superficialmente una novela muy entretenida que narra las peripecias de un singular grupo de activistas de la naturaleza que luchan, a través del sabotaje, contra un proyecto que va a convertir un idílico cañón del desierto en un anodino curso de agua destinado a la producción de electricidad. La novela con un trasfondo ideológico muy potente estaba basada en parte en experiencias de su autor como activista de la naturaleza... en cierta forma las acciones de sabotaje de ese grupo no expresaban otra cosa que el deseo del autor de que todo hubiese terminado de otra forma. 

Efectivamente la presa se construyó finalmente, y el "Cañón de Glen" quedó anegado para siempre... precisamente uno de los capítulos de este ensayo, escrito en 1.968 varios años antes de la novela mencionada, describe un sensacional descenso en balsa a lo largo del mismo, siendo consciente el autor en el momento de su redacción de que posiblemente él y su compañero eran los últimos hombres que lo verían en su estado original. Ese tono de lamento por algo que está a punto de desaparecer está presente en todo el libro.



Hacia 1.957 Edward Abbey, que contaba con unos treinta años, debía estar lo suficientemente asqueado de la vida en sociedad, algo que entiendo perfectamente, que decidió aceptar un trabajo como guarda forestal en el parque natural "Monumento Nacional de los Arcos" cerca de un pueblecito llamado Moab, fundado originalmente por colonos mormones, en el estado norteamericano de Utah. Un trabajo que le obligaba a permanecer la mayor parte de la semana en la más completa soledad, a muchos kilómetros del lugar habitado más cercano y en mitad del desierto. Tuvo que vivir seis o siete meses en una desvencijada caravana en medio de ninguna parte... y le gustó tanto la experiencia que repitió al año siguiente.

Hay dos actitudes en general respecto a la naturaleza salvaje, o bien se la aprecia y se la quiere idealizándola, o bien, se la rehuye y se la aborrece. En el primer caso no llegamos a amarla nunca puesto que lo único que hacemos es amar un fantasma, algo que no existe ni puede existir... en el segundo caso renunciamos, de forma consciente o no, a una parte de nosotros mismos, seguramente pagando un alto precio por ello. Edward Abbey tomó una tercera alternativa en su vida, amar la naturaleza tal y como es, conociéndola bien, sabiendo lo dura e implacable que puede llegar a ser, y a pesar de todo aceptándola. En todo el libro se muestra de forma bien palpable esa lucha interna del autor por evitar idealizar y humanizar la naturaleza, y no obstante todo el ensayo de principio a fin es una declaración de amor.



Una declaración de amor y a su vez un lamento, Abbey era consciente que aquel mundo estaba a punto de cambiar para siempre, mientras el acceso a aquel parque nacional consistiese en una infernal carretera de tierra era imposible que allí hiciese aparición lo que él denominaba "turismo industrial", ya el primer año tuvo un aviso que se materializó podo tiempo después... el libro destila por lo tanto amargura por todo lo que se ha perdido, pues diez años después, desde el primer párrafo nos advierte que todo lo que describe en el libro ya no existe. Una exageración naturalmente, basta echarle un vistazo a las impresionantes fotografías que pululan por Internet o a la página oficial de Moab, para darnos cuenta de que sí, allí están todavía los arcos, el desierto, los caminos de tierra, los cañones, la vegetación desértica... lo que sí que ha desaparecido seguramente para siempre es la omnipresente soledad de la que nos habla en su libro. Esa sensación de aislamiento y de hallarse en un entorno todavía virgen, implacable y de una dureza excepcional. Pero es algo que seguramente ha ocurrido con todos los parques naturales. Abbey abogaba en este libro por una solución de compromiso, permitir el acceso a la entrada de los parques al tráfico rodado a través de unas buenas carreteras... pero una vez en la entrada permitir solamente el transporte a pie, en bicicleta o a caballo. Sin duda una idea que podría parecer extravagante en 1.968 y que hoy suscribiría cualquier persona con dos dedos de frente. No me cabe la menor duda, Edward Abbey, un escritor radical de la contracultura americana hoy sería, en el aspecto ideológico, un ecologista más del montón... aunque el movimiento ecologista en su época no tuviese ni nombre siquiera. Imagino que si hay alguien que merece el epíteto poco bonito de "ecofascista" es Edward Abbey por su enconada enemistad con la civilización humana, o al menos, con sus excesos.

Comentaba al final de mi reseña de "La banda de la tenaza" que consideraba una vergüenza el hecho que no hubiese más libros de este escritor traducidos al castellano, alguien debía de tener esta misma idea o simplemente le "zumbaron" los oídos, tenemos que agradecer a la editorial "Capitan Swing" la existencia de esta traducción, una edición verdaderamente bonita que viene a paliar, un poco, la falta de obras traducidas de este autor tan interesante. Espero que pronto haya más porque no solamente estamos ante un escritor que tiene siempre cosas que decir, es que las dice maravillosamente bien.

Pocas veces veremos concentrados en un libro tantos temas, un estudio botánico sobre el terreno de primera, geología, los animales y sus costumbres, el clima, la supervivencia en el desierto, la historia de su exploración, la problemática de las poblaciones nativas, ideas políticas sobre la sociedad humana y filosóficas sobre nuestra naturaleza y  la posición del hombre en la misma... reflexiones íntimas mezcladas con una pasión y un amor por la naturaleza que vibran en cada párrafo; y sobre todo ironía, mucha ironía sobre la civilización humana y lo ridículo que resulta confrontada a la majestuosidad y la quietud del desierto.

Un descenso de varios días por un cañón, la búsqueda de un turista desaparecido, la búsqueda de un misterioso caballo salvaje, el dificultoso ascenso a una montaña, la exploración de una serie de pozas que casi acaba en tragedia, la convivencia y el trato con los visitantes del parque... y por encima de todo el paisaje del desierto, inmenso, arrebatador, lleno de infinitos matices... hay momentos en los que el lirismo y la poesía manan a chorros y donde es difícil no embriagarse y sobrecogerse con la hermosa prosa de Edward, admirablemente traducido por José Manuel Álvarez Flórez. 

"El inquieto mar, las altas montañas, el silencioso desierto: ¿qué tienen en común?, ¿y cuáles son las diferencias esenciales? Grandeza, color, espaciosidad, el poder de lo antiguo y elemental, eso que queda más allá de la capacidad del hombre para captar del todo o utilizar esas cualidades que los tres comparten. En cada uno hay el sentido de algo prototípico, con las montañas ejemplificando la fuerza bruta de los procesos naturales, el mar ocultando la riqueza, complejidad y fecundidad de la vida por debajo de una superficie de inmensa monotonía y el desierto... ¿qué dice el desierto?.

El desierto no dice nada. Completamente pasivo, objeto de actuación pero actuando, el desierto yace allí como el esqueleto desnudo del Ser, en reserva, exiguo, austero, totalmente inútil, invitando no al amor, sino a la contemplación. En su orden y en su simplicidad sugiere lo clásico, salvo por el hecho de que es un reino de más allá de lo humano y en el punto de vista clásico solo lo humano se considera significativo o incluso se reconoce como real."


Lo mejor: Un ensayo hermoso, que atrapa desde el primer capítulo, sorprendentemente variado y que muestra el buen hacer de un escritor sobresaliente. Decía Oscar Wilde que el único secreto de escribir era "tener algo que decir y contarlo", creo que no hay otro secreto, Edward indudablemente tenía mucho que contar y decir y lo hizo admirablemente en este libro. Cualquier amante de la naturaleza, pero de los de verdad, de los que saben lo que es caminar kilómetros con una mochila a la espalda, de los que saben lo que es pasar una noche bajo las estrellas y sudar la gota gorda subiendo una montaña, de los que saben lo que es quedarse mudos de asombro y respeto ante la visión de un paisaje inesperado, o de los que alguna vez se han visto en una situación difícil apreciarán este libro mejor que nadie.

Lo peor: Que Abbey nos habla de un mundo que ya casi no existía en el momento de escribir su libro... pero que hoy, cuarenta y ocho años más tarde, existe aún menos. Por eso a pesar de la ironía y el desenfado con el que se escriben algunos pasajes, verdaderamente cómicos, uno no puede dejar de sentir una profunda melancolía. No es un libro alegre. Y uno se pregunta dónde se pueden encontrar todavía experiencias como las que narra aquí... y sobre todo si seríamos capaces de intentar vivirlas como él.


viernes, 10 de junio de 2016

La filosofía como gimnasia mental


Ficha: "La filosofía como gimnasia mental", Robert Zimmer, editorial Ariel, 334 páginas, ISBN: 9788 434 423 572

Aquí tenemos otra obra del filósofo y divulgador alemán Robert Zimmer, su anterior ensayo "Las obras esenciales de la filosofía", un gran éxito de ventas por lo visto en su país natal, propiciaron una edición en nuestra lengua de este recomendable ensayo y ahora le tenemos de nuevo en la difícil tarea de acercar la filosofía al gran público con este excelente "La filosofía como gimnasia mental". 

Decía nuestro filósofo Emilio Lledó en una entrevista que la filosofía no era la única rama del conocimiento que enseñaba a pensar, que había otras que también podían atribuirse el mérito... pero lo que sí era patrimonio de la filosofía era la enseñanza del pensamiento crítico, o como muy bien leí en alguna parte, "que la filosofía es la única materia que piensa sobre el pensar". 

Es precisamente en esa faceta donde habría que encuadrar este ensayo, aquí ya no estamos ante una reseña de un grupo de las obras clave de la filosofía, la forma más habitual de acercar al neófito al fascinante mundo filosófico, pero tampoco una defensa de la filosofía en su labor de acercarnos a la sabiduría y al arte de vivir... ensayos de ese tipo han pasado ya por este blog, recordar de nuevo "Las consolaciones de la filosofía" de Alain de Botton, o el excelente "Filosofía para la vida" de Jules Evans, por nombrar solo a los dos que me vienen a la memoria en este momento, pulsando en la etiqueta "filosofía" de este blog se obtienen unos cuantos más ;-).

 En estos tiempos en los que se cuestiona tanto la enseñanza y la utilidad de la filosofía, y donde uno se encuentra opiniones para todos los gustos, desde la de aquellos que se echan las manos a la cabeza y ven en la desaparición, o al menos marginación, de la filosofía como una especie de anuncio del apocalípsis a otros, como Michel Onfray, que casi celebran la desaparición de una asignatura que en su forma actual no induce más que al error o al menos a una versión "oficialista" y que sirve justo para lo contrario del propósito principal de la filosofía, esa búsqueda de la sabiduría. Tengo en casa un libro de texto de secundaria que adquirí por curiosidad y tras una breve ojeada quedé literalmente espantado... espero que si dicho libro es tomado por algún centro como manual el profesor de turno haya tenido el juicio de "pasar" del mismo y ofrecer una alternativa a sus alumnos en forma de apuntes, si a mí me hubieran intentado enseñar esa basura hubiera terminado aborreciendo la filosofía para siempre jamás, vamos no me hubiera acercado a un libro de filosofía ni con un palo. 

Mi opinión particular respecto a la supuesta "muerte" de la filosofía es que tal cosa ni ocurre ni ocurrirá jamás, y que simplemente su desaparición de las aulas no es más que el certificado de defunción de una forma de ententer la misma que es ya un cadáver apestoso desde hace tiempo. Ahí está la revista "Filosofía Hoy" cada mes en los kioscos, numerosas publicaciones que es imposible de seguir aunque uno sea una máquina leyendo, universidades populares en nuestro país vecino que están "a tope" y cafés filosóficos proliferando como hongos por todas las ciudades importantes. No, el muerto está muy vivo... y me pregunto también ¿acaso en el momento actual o hace diez o veinte años podíamos celebrar que gracias a la filosofía el pensamiento crítico, tal y como lo enseña la filosofía, era moneda corriente?... dejo la pregunta en el aire.


Este trabajo de Robert Zimmer, aun careciendo de la visión iconoclasta, y un tanto gamberra, de un Michel Onfray y su "Antimanual de filosofía", sirve perfectamente como introducción a la materia. Es más, no solamente ofrece una visión general de la filosofía en todas sus facetas principales, sino que propone una serie de actividades complementarias para que el lector use el texto como punto de partida para trabajar. Es un libro que serviría perfectamente de  manual de ejercicios y guía para un grupo de debate filosófico, y por supuesto también como libro de texto para secundaria... es más, le "saca los colores" a la mayoría de esos libros que pululan por el mercado editorial aparentemente más dedicados a alejar a los estudiantes de la materia que a promover verdaderamente el amor a la sabiduría, en fin, cosas de los planes "educativos" supongo.

Todos los temas importantes de la filosofía, y alguno más, están reflejados en este ensayo, la lógica y el lenguaje, la naturaleza del mundo, el espacio y el tiempo, la causalidad el azar y la libertad, la justicia, la moral y la felicidad, la conciencia del Yo y el problema cuerpo-alma, Dios... la introducción a cada uno de los grandes temas es ejemplar por su sencillez, el libro cuenta además con un buen número de propuestas de debate, algún que otro rompecabezas lógico, breves introducciones al pensamiento de los más grandes filósofos... quizás aquí es donde podemos lanzar el primer "dardo", en afán de abarcar lo más posible y presentar los temas de la forma más simple el libro apenas vale para una ligera introducción a cada tema, estamos ante un punto de partida y no frente a un tratado filosófico completo. Los lectores habituales de filosofía lo van a encontrar demasiado parco y simple, apenas un aperitivo... aunque como hoja de ruta sin duda alguna es el mejor que he visto, también se le achacará una cierta frivolidad al presentar la filosofía como un sistema para ejercitar la mente... quizás hubiera necesitado un apartado dedicado a la lógica y la argumentación bastante más extenso teniendo en cuenta el supuesto objetivo de ese "entrenamiento mental".


Lo mejor: Un libro ameno, que se lee con facilidad, se entiende aún mejor y que aporta una buena cantidad de propuestas para ensayar y desarrollar el pensamiento crítico, y a la vez un trabajo ideal para introducirse en esta fascinante rama del saber desde cero. Si tuviera que recomendar un primer libro de filosofía para un neófito o un cuaderno de trabajo para un grupo de debate filosófico no dudaría en recomendar este, mucho mejor que otros trabajos más especializados en un solo tema y desde luego mejor que cualquier recopilación de grandes obras o grandes autores para comenzar.

Lo peor: Ese afán de sencillez y de abarcarlo todo paga su peaje, aunque en mi caso disfruto volviendo a los inicios y repasando los fundamentos una y otra vez, reconozco que a un lector ducho en temas filosóficos, no digamos ya un titulado, el libro le parecerá demasiado esquemático y podrá llegar a aburrirle. Es como uno de esos manuales que no hay que limitarse a leerlos y dejar reposar en la estantería sino darle vida poniendo en práctica lo que propone. Tampoco gustará demasiado, imagino, a más de un filósofo "académico" que lo considerará poco menos que un divertimento insustancial y comercial. Pero ahí queda.


domingo, 5 de junio de 2016

No estamos solos


"En su novela El Jarama, Sánchez Ferlosio define a un personaje como alguien cuyo estado vital era algo así como haber caído en el suelo y no pensar en levantarse, sino en encontrar la postura menos incómoda para permanecer tirado. Yo creo que ése era el estado mental de mucha gente y ahora se está empezando a romper, estamos empezando a descubrir que podemos levantarnos, andar, correr, bailar y hacer lo que nos da la gana"

Alberto San Juan. Actor y autor dramático.



Ficha: "No estamos solos", José Miguel Monzón Navarro, Editorial Planeta, 364 páginas, ISBN: 9788 408 143918

Probablemente no existe un tema más apasionante que la política, y digo apasionante en el sentido de "levantar pasiones" para bien y para mal, aunque me gustan los ensayos de política prefiero no dedicarles demasiado tiempo, hay otros temas como la divulgación científica y la filosofía que me interesan mucho más... posiblemente porque en estos la búsqueda de la verdad, de una forma u otra, es el objetivo principal. En política por desgracia esa búsqueda suele brillar por su ausencia y me encuentro demasiadas veces con el arte de la manipulación y el engaño, lo que no quiere decir que no sea un tema interesante, de hecho es difícil, si no imposible, encontrar un campo que nos afecte más directamente a los ciudadanos en nuestra vida cotidiana... por mucho que haya quienes afirman "pasar de la política", sería una actitud respetable y comprensible si no fuera por el pequeño detalle de que la política nunca "pasa" de nosotros. Cuando los antiguos griegos llamaron "idiotes" al ciudadano interesado solamente en sus asuntos particulares y que se desentendía del gobierno de su ciudad, pasando el término posteriormente a aludir a una persona ignorante, y finalmente a una con retraso mental... pues no puedo estar más de acuerdo con dicha evolución semántica, somos estúpidos y profundamente idiotas en el peor sentido de la palabra cuando la política deja de interesarnos, aunque puedo comprender perfectamente el hastío y la desilusión que esta puede llegar a provocarnos.

Antecedentes.
Publiqué hace ya más de un año una reseña del anterior libro de José Miguel Monzón, "gran Wyoming" para casi todo el mundo, donde el popular humorista y presentador televisivo se despachaba a gusto contra el actual partido gobernante, publicado meses antes de las elecciones europeas y con la clara intencionalidad de ofrecer un retrato de los desmanes, corruptelas y errores del gobierno. El ensayo destacaba no por su sentido del humor, sinceramente este hombre me hace más bien poca gracia, sino por conseguir que al lector, especialmente si este es o ha sido votante de izquierdas, le hierva la sangre ante tanta hipocresía, falta de honradez y caradura que estamos pagando, bien cara por cierto, los ciudadanos de este país ante una clase gobernante que antes que nada se está mostrando como total y absolutamente mediocre en el plano político y humano. Ante el cuadro expuesto por Wyoming da la impresión de que hasta un gobierno formado por un grupo de monos capuchinos tirando de unas palancas al azar para conseguir cacahuetes lo harían mejor.

Naturalmente que además de elogiar el libro como recopilación del desastre político y humano que constituye el partido, por desgracia todavía más votado del país, no pude evitar darle un buen tirón de orejas debido a la inexistencia de críticas al resto de formaciones políticas... especialmente al partido que dejó las puertas abiertas de par en par al triunfo de la derecha, no hubiera estado de más señalar los errores, corruptelas y políticas en contra de los ciudadanos que ese otro partido, inexistente en ese ensayo, protagonizó... daban para escribir otro ensayo, quizás no tan enervante y con un cuadro tan desastroso, pero en modo alguno ejemplar. Recordemos que la mayoría absoluta del partido en el gobierno en 2.011 no vino por casualidad, pero eso el Sr. Monzón parecía olvidarlo en ese libro.

Tendiendo puentes.
Y aquí estamos un año después, este otro ensayo ha sido escrito y publicado meses después de las elecciones europeas de 2.014 que anunciaron cambios en política. Vimos la irrupción de un nuevo partido que intentaba recoger el espíritu de las protestas contra el anterior gobierno, en un principio, y el comienzo del desgaste de los dos partidos mayoritarios, y sobre todo mostrar cómo ante la indefensión del ciudadano ante tanto desastre y ante tanto ataque al sector público, al que se intenta prácticamente desmantelar en sectores fundamentales para la población como son la sanidad y la educación para favorecer intereses privados, se pusieron en pie organizaciones ciudadanas para tratar de defender derechos que todos considerábamos sagrados y consustanciales a un país democrático. Estos movimientos sociales vinieron a colmar un vacío que existía entre el ciudadano de a pie y la clase política, aquellos que ingenuamente cambiaron su voto en 2.011 con la esperanza de que las cosas cambiasen se encontraron con un resultado que no esperaban, vieron como la ineptitud de un color daba paso a la ineptitud de otro... con tintes claramente peores por desgracia.

La crisis y el desastre humanitario que ha traído, con esas masivas ejecuciones hipotecarias, colas interminables en el INE, y colas en los comedores de beneficencia (con búsquedas de alimentos en la basura)... habitualmente omitidas por los medios de comunicación empeñados en dar una imagen irreal y menos dramática de la situación practicando la estrategia del avestruz "si no lo veo no existe", han hecho que muchos ciudadanos en este país hayan alcanzado la mayoría de edad en lo que a política se refiere. Una vez dejada la época del chupete, babero y tacataca, esa época en la que confiábamos en las instituciones ¡que ingénuos!, esa época en la que pensábamos que en política bastaba con acudir religiosamente cada cuatro años a las urnas a depositar un voto y ¡hasta luego!,  esa época en la que muchos pensábamos que palabras como Pátria, España, Gobierno, Constitución , Derechos, Monarquía Constitucional, Justicia o Congreso eran algo más que una entelequia flotante en el mundo de las ideas pero sin conexión real con la vida real ya pasó... aunque todavía hay bobos que se empeñan en creer que guardan algún significado para unos ciudadanos cada vez más pisoteados e ignorados. Esa soledad y desesperación ante unas instituciones monolíticas, inmutables, erigidas no para defender al ciudadano o apoyarle a través de unas leyes justas, sino para aplastarle sin piedad en cuanto las circunstancias le son adversas es lo que ha motivado ese abrir de ojos de tantos. Esa distancia entre el ciudadano y sus problemas, y los partidos tradicionales y las instituciones, es lo que ha abierto la puerta de par en par al activismo social. Ninguno de estos movimientos, ni el 15M, ni las mareas verde y blanca, ni la marcha por la libertad a elegir, ni la Plataforma de Afectados por la Hipoteca, ni tampoco partidos políticos como Podemos o Compromís existirían si los políticos y las instituciones hubieran funcionado como deberían, eso lo tengo muy claro.

Cambio de panorama.
Ese tipo de lucha ciudadana que hasta hace unos pocos años casi todos hubiésemos considerado completamente innecesario, es normalmente llevado a cabo por héroes anónimos y de forma desinteresada, aunque haya multitud de cínicos en este país, habitualmente aquellos que nunca han hecho nada de forma desinteresada, que se niegan a creérselo. Bien es cierto que muchos activistas sociales han terminado dando el salto a la política, ahí tenemos a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, por cierto entrevistada en este libro y donde ya anunciaba su abandono de sus actividades con la PAH (Plataforma de Afectados por las Hipoteca) para entrar en política, y muchos otros que han engrosado las filas de Podemos, pero no hay que olvidar a tantos que siguen en la brecha y que no han querido entrar en política. A día de hoy tras las elecciones municipales y autonómicas de la primavera de 2.015 que constituyeron todo un éxito para los nuevos partidos de izquierda, muy críticos con los dos partidos mayoritarios, consiguiendo desalojar de ayuntamientos tan emblemáticos como Madrid, Valencia y Barcelona a representantes que hacía mucho que actuaban más como directivos de empresas privadas que como legítimos representantes de los intereses de la mayoría. Además tras las elecciones del pasado mes de diciembre han certificado que el bipartidismo, esa alternancia entre dos partidos mayoritarios poco interesados en realizar cambios estructurales enfocados en la profundización y mejora del sistema democrático, sino más bien en en ensanche del abismo entre el ciudadano común y corriente y las instituciones, el bipartidismo tal y como se ha entendido en la política española de los últimos veinticinco años ha quedado seriamente tocado. Basta ver la composición del Parlamento en 2.011 y en 2.015... una debacle para algunos, un desastre que torna la situación en imprevisible e ingobernable, para otros una visión esperanzadora que pronto las cosas pueden cambiar para bien... tenemos el 26 de junio a la vuelta de la esquina y el tiempo lo aclarará todo, lo que es cierto es que ha pasado el tiempo de la política tranquila y más o menos previsible.

No estamos solos.
El libro tiene una estructura sencilla, no es más que una colección de entrevistas a activistas sociales, unos muy conocidos como Ada Colau entrevistada en ese momento como cabeza visible de la PAH, aunque desvinculándose ya con la misma. y a otros que, al menos para mí, eran mucho menos conocidos como los anónimos "Morosito y El Eurito", el grupo de flamenco-protesta "Flo6x8" dedicado a organizar asaltos por sorpresa a sedes bancarias, escenificando números de cante y baile flamenco, grabándolas de paso para subirlas a Youtube... tan pacífico e inocuo como simbólico y emocionante, demostrando que la protesta social y política no está en nada reñida con la creatividad artística, e incluso con la emoción y una planificación totalmente dignas de elogio.


El aspecto lúdico y un poco gamberro de Flo6x8 dará paso a la parte más trágica del libro, el grupo que desde mucho antes que se pusiera en marcha el movimiento del 15M se dedicó a prestar apoyo jurídico, humano y material a los más desfavorecidos, a las víctimas de los desahucios, y digo víctimas porque en este tema es en el que personalmente me he encontrado con una mayor incomprensión e ignorancia por personas de mi entorno. Tenemos la Ley Hipotecária más cruel e injusta de Europa, aquella que se vuelca más a favor de las entidades bancarias y desprotege más al ciudadano, una Ley que data en su mayor parte del siglo XIX y que fija hasta donde se deben ubicar los objetos incautados en una ejecución hipotecaria... pero que no viene a decir nada sobre qué hacer con las personas. ¿Cuantos conocíamos términos como "ejecución hipotecaria", "cláusula suelo" o "dación en pago" antes de la crisis?... 




Ada mostrará el aspecto más trágico y humano de esta crisis, una realidad habitualmente silenciada de forma interesada por los medios de comunicación que solamente muestran las intervenciones de la PAH cuando intentan paralizar desahucios y se enfrentan a la policía, de forma sesgada, con una interpretación que siempre apunta a criminalizar sus actuaciones y mostrarlos como un grupo radical... no olvidemos aquel famoso "escrache" donde se hicieron comparaciones bárbaras y desafortunadas con el nazismo o el radicalismo pro-etarra, y que encima resultó ser en buena parte un montaje patético en busca de criminalizar como fuese la acción de un grupo que estaba ya teniendo demasiada notoriedad y "tocándole las narices" demasiado a los bancos. Eso si... sin mostrar la otra cara del asunto, con las familias puestas de patitas en la calle, los desahucios en cadena derivados de las malas artes bancarias (aunque legales por desgracia)... es lo que tiene una Ley manifiestamente injusta y a la que los partidos mayoritarios se han negado sistemáticamente a reformar. Y por supuesto nada de mostrar el interminable chorreo de desesperación, suicidios incluídos, de tantos ciudadanos que tiempo antes podían calificarse sin duda de "normales". Toda una debacle humana que pone los pelos de punta y remueve la conciencia... al que la tenga claro.

Tras la tremenda carga emocional que constituye esta excepcional entrevista a Ada Colau el libro baja un poco de revoluciones, afortunadamente, aunque no en interés. La entrevista a Josep Fontana, profesor de historia nos mostrará esa otra versión de la transición, muy bien argumentada y documentada, y en buena parte desconocida para tantos por parte de un historiador de primera línea (y no como esos revisionistas-basura tan de moda en algunas cadenas radicales) y a los actores Juan Diego Botto y Alberto San Juan, denunciando el hecho de cómo sin promulgar leyes que restrinjan directamente la libertad de expresión, pero atacando los fundamentos económicos del sector del teatro gracias a la imposición del tipo de IVA normal, hecho único en la Unión Europea donde se protege más la cultura que aquí, se puede uno cargar un sector habitualmente crítico con las políticas del gobierno de turno... y todo bajo la máscara hipócrita de la lucha contra el déficit, se recauda el "chocolate del loro" a costa de hundir un sector ya precario de por sí donde casi todo el mundo vive al día y cubre gastos, y eso muchas veces en el mejor de los casos. No puedo dejar de pensar en que el gobierno se está tomando la revancha por la intromisión en temas políticos de buena parte del mundo del teatro y el cine críticos con su gestión e ideología.

El movimiento de protesta 15M tendrá su protagonismo bajo la voz de Angels, Celestino y Alfons, los llamados "yayoflautas", personas de la tercera edad que estuvieron en manifestaciones, plazas y concentraciones de protesta en aquellos años, otorgándole una amplitud y sensatez de la que no hubiera disfrutado si el 15M hubiera estado compuesto exclusivamente por gente más joven, sirviendo de paso como ejemplo y volviendo a ilusionar a unas personas a las que habitualmente la sociedad excluye automáticamente y hace desaparecer del panorama como si ya no existieran... excepto en periodo de campaña electoral claro. De mayor quiero ser tan joven como ellos :-).

De la mano de Itziar González Virós el libro pasará a tratar el tema de la especulación urbanística y su vinculación con la corrupción, Itziar que fue concejala de urbanismo de Barcelona durante tres años, hasta que su inconformidad con un proyecto que pretendía derribar un buen número de edificios históricos por motivos puramente especulativos y turbios, la llevó a dimitir. Un problema particularmente opaco y complejo donde casi nunca se hacen públicos sus protagonistas, y donde si acaso termina salpicando el escándalo al político de turno... pero no al empresario que incita a la corrupción ni tampoco a todos los implicados en la cadena de responsables, su entrevista es de lo más "sustancioso" del libro, porque deja al descubierto los principales mecanismos por los que se mueve la corrupción política en España, esa economía del "crimen" tal y como no duda en calificarla, que no tiene escrúpulos en convertir un barrio histórico en un centro de distribución de droga y un escaparate para la prostitución, aparte de un parque temático para el turismo masivo... Itziar nos mostrará la vinculación entre todos estos temas, aparentemente tan diferentes. Un tirón de orejas, no obstante, para Itziar por no tener una edición bilingüe de su web dedicada a la "cartografía de la revuelta".

La filósofa Marina Garcés aportará la parte más teórica al libro, desde su papel como filósofa no le interesa ya tanto el activismo social directo como el crear un marco nuevo, presidido por el diálogo y el cambio de mentalidad del "yo" al "nosotros" tan necesario en estos momentos, por su interés dejo aquí el enlace a su página. Y es que hace falta algo más que un recambio en el poder, este de nada serviría si se sigue ocupando el mismo con las mismas pretensiones y la misma sordera y ceguera ante los problemas del ciudadano de a pie, si no eliminamos de raíz la típica actitud del "quítate tu para ponerme yo"... para terminar haciendo lo mismo al final, vamos la actitud que ha presidido la política española hasta hace bien poco, pues mal vamos.



De todos los personajes entrevistados en el libro sin duda el más singular es Martín Sagrera, un personaje singular, con cuya vida se podría escribir un libro, dispuesto a confeccionar pancartas para toda concentración, marcha o manifestación que despierte sus simpatías, y es que en ocasiones cuando asistimos a una manifestación o una concentración de protesta nos olvidamos de la gente que hay en la organización de la misma encargados de que la cosa llegue a buen término y tenga unos medios mínimos. Es evidente que se trata de gente, y Martín lo es en grado sumo, bastante especial. Me ha gustado particularmente su entrevista porque evidencia la soledad en que muchas de estas personas se mueven, y especialmente me ha parecido conmovedor su realismo y resignación ante una realidad que saben que difícilmente cambiará... y aun así siguen en la lucha, son de ese tipo de personas que morirán con las botas puestas, uno de esos quijotes "imprescindibles" que luchan durante toda la vida por causas en las que creen, el mundo sería un lugar mejor si hubiese muchos más como ellos.



El feminismo y sus reivindicaciones estarán representados por Begoña Piñero como representante del grupo de debate feminista "Las comadres de Gijón", un grupo de mujeres valientes y decididas que llevan muchos años abanderando la causa feminista en su ciudad y que cobraron un inesperado protagonismo al organizar la marcha hacia Madrid denominada "Tren de la libertad" en protesta por la fallida, afortunadamente, reforma de la Ley del Aborto que quería impulsar un ya dimitido ministro , de cuyo nombre no quiero acordarme, del actual gobierno. ¿Hubiera "reculado" el gobierno de no haber asistido atónito a esta y otras movilizaciones masivas? ... es bastante dudoso. De nuevo se demostró que aquellos que piensan que las manifestaciones multitudinarias no sirven para nada se equivocan. Muy recomendable el visionado de los vídeos que hay colgados en Youtube sobre el tema.




El libro entra en su recta final con sendas entrevistas a representantes de las denominadas "mareas", el médico Juan Luis-Ruiz Giménez, con cuarenta y cinco años de profesión tras de sí, hablará largo y tendido de los planes del gobierno y su ofensiva desde hace años para desmantelar, o al menos dañar y desacreditar la salud pública, en favor del negocio de la sanidad privada, donde muchos de sus apoyos económicos hacen negocio. De todos las acciones de la corriente ideológica neoliberal, es sin duda esta la más brutal, cruel y mezquina, la que más se ceba con los más desfavorecidos y la que más nos afecta a todos. Uno llega a pensar que no puede ser, que no pueden existir personas tan ruines y despreciables en este mundo... y seguramente el libro cargue demasiado las tintas y habría que matizar más las cosas, pero por otro lado ¿por qué no iba a ser así?, no es algo que haya ocurrido de un día para otro y atiende a las fases, perfectamente planificadas, de una progresiva privatización de la sanidad siguiendo modelos de países que no querríamos tener aquí. Naturalmente siempre con el disfraz de una supuesta mejora en la gestión y un abaratamiento de costes y supresión del despilfarro... hasta que uno ve los resultados de sitios donde se siguió dicho modelo y comprueba el desastre sanitario y económico que acarrea. Hasta una persona muy conocida por mí que ha sido siempre defensor a capa y espada de lo privado comentó el otro día, tras haber pasado hace meses por un grave episodio médico, que "prefería estar en un hospital público en un pasillo que en una habitación de uno privado"... así están las cosas, aunque sea tarde algunos se están "cayendo del burro".

Aquí está el enlace a una de las páginas de los promotores de la "marea blanca".



Dos tantos de lo mismo, aunque sin tantos tintes dramáticos afortunadamente, ocurre con la llamada "marea verde" en defensa de la educación pública, en esta ocasión el entrevistado será Pedro Uruñuela, profesor de filosofía, jubilado, activista en sus ratos libres, que nos mostrará en este caso el ataque a la educación pública a base de una merma progresiva de recursos, una continua, creciente y renovada aportación de recursos a la educación concertada y finalmente y sobre todo nos mostrará los entresijos de una ley de enseñanza, LOMCE diseñada de principio a fin para atender a los fines políticos y económicos de una ideología enemiga declarada de lo público. Veremos como es una ley educativa que ni puede cumplir con lo que promete ni promueve lo más importante, la calidad de la enseñanza, ya que lo hace a costa de un mayor control político de los centros, otorgando más poder a los directores y a la vez restando medios y favoreciendo, aún más, la existencia de centros educativos de primera, segunda y tercera. En definitiva promoviendo el negocio privado de la educación.

Aquí un enlace a una conferencia sobre la LOMCE donde donde Pedro es uno de los ponentes.

El libro termina finalmente con unos inesperados protagonistas, una banda de música, la "solfónica" (palabra mezcla de orquesta sinfónica y Puerta del Sol donde se iniciaron las acampadas del 15M), donde se muestra la labor, desinteresada, por supuesto, de unos atípicos músicos que acompañan con su música a muchas de las manifestaciones que se dieron en Madrid... que no solamente aparecen en las mismas las acostumbradas "batukadas" muy celebradas por cierto por los manifestantes. Fue esta orquesta la que recibió en Madrid al "tren de la libertad"... dejo aquí el testimonio de una de sus actuaciones. El ensayo empezó y terminó con música, una buena idea para quitarle dramatismo.

Para terminar se dedican unas páginas a la lucha de los vecinos del barrio valenciano del Cabanyal contra un proyecto que iba a echar por tierra nada más y nada menos que mil seiscientas viviendas... prueba palpable que con una buena organización se puede plantar cara a una administración empeñada, encabronada más bien, en utilizar todos los resortes legales (y rayando con la legalidad por no decir mafiosos) necesarios para salirse con la suya y de paso dar un escarmiento a unos díscolos vecinos... afortunadamente la pérdida del control de ese ayuntamiento ha impedido ese desmán de proporciones tremendas que se pretendía hacer. En este vídeo viene todo muy bien explicado. En definitiva como una lección de que no todo está perdido cuando asiste la razón y la gente común y corriente está unida y dispuesta a luchar. Hoy el proyecto está enterrado y olvidado... al menos de momento, mientras que el Partido Popular no recupere el control de la ciudad claro.

Conclusión: El activismo social ha cumplido una misión importante, es más, sigue todavía por desgracia siendo necesario antes que nada para hacer visibles ciertos problemas de los que la clase política, en general, se desentienden. Todavía es pronto para calificar de positivo el cambio en algunas comunidades y Ayuntamientos en los que han entrado a gobernar formaciones directamente implicadas o inspiradas al menos en este tipo de organizaciones. Por otra parte es inevitable al leer algunas entrevistas tener la conciencia de que la realidad mostrada es solo una versión, quizás más auténtica o con la que uno puede estar en líneas generales de acuerdo, pero una versión de los hechos al fin y al cabo. En ocasiones se presenta una imágen del ciudadano de la calle demasiado idealizada en mi opinión, porque aunque cueste trabajo reconocerlo también hay motivaciones y argumentos en la parte contraria... con los que uno puede o no estar de acuerdo pero que al menos deberían estar presentes. En definitiva un trabajo menos panfletario y maniqueo que el libro anterior y sin duda alguna un libro mucho mejor, pero todavía impregnado de estos defectos en mi opinión.


Lo mejor: Un ensayo muy entretenido, de gran valor humano, cuando me pregunte por qué voto por tal o cual opción política en las elecciones tendré muy presente lo que he leído en él. Hay momentos en los que uno no puede evitar indignarse, es cierto, pero también hay frases para la esperanza, para el deseo de un futuro mejor, para la ilusión... no es un libro cargado de rabia que se dedique a despotricar sin más sobre ciertas políticas, sino que muestra que otra forma de entender la política es posible, y que los ciudadanos "no estamos solos", es fundamental darse cuenta de que la soledad y el aislamento a los que nos empujan por todos los medios es una ilusión, y también descubrir que el dicho "la unión hace la fuerza" no es un tópico, sino una realidad incuestionable. Un libro muy interesante y necesario en estos tiempos.

Lo peor: La dirección política del libro es más que evidente, en ocasiones sobra buena parte de las introducciones a las preguntas y los personajes, me gusta que su autor esté menos presente en este ensayo que en el anterior mencionado al comienzo de este comentario, aun así creo que no era necesario llevar tan de la mano a los entrevistados. Me gustaría que hubiera un libro que desde la otra orilla, la que defiende al gobierno, tratase de darle la réplica a través de la lógica y el sentido común sin caer en el insulto, la demagogia o la falsedad... y debe haberlo, por eso seguramente mi próxima lectura de temas políticos virará un poco más al "centro", no soy amigo de caer en el juego maniqueo de "buenos y malos", aunque no lo parezca :-). Tras los acontecimientos políticos de las elecciones de la primavera de 2.015 y diciembre el panorama ha cambiado sensiblemente, el libro necesitaría una continuación que mostrase lo que sucede gente proveniente del activismo social ocupa cargos políticos... pero quizás sea todavía demasiado prematuro. Recomendaría su lectura a más de una persona de mi entorno personal afines al Partido Popular... pero me temo que sería en vano.