sábado, 31 de octubre de 2015

La economía azul



"Todo viene de todo; todo está hecho de todo; todo se transforma en todo, porque todo lo que existe en los elementos está hecho de esos elementos"

Leonardo da Vinci. Codex Atlanticus.

Ficha: "La economía azul", Gunter Pauli, editorial Tusquets, 344 páginas, ISBN: 9788 490660201

En una de mis habituales visitas a la sección de libros de una conocida cadena comercial, me encontré con este curioso ensayo, mitad libro de divulgación científica mitad tratado de economía. Su autor, el empresario Gunter Pauli, hace años que se ha embarcado en una cruzada personal... nada menos que para cambiar el mundo, como véis una tarea muy poco ambiciosa :-)

En la Wikipedia podéis ver la entrada que le dedican donde detallan a grandes rasgos su curriculum, escritor, dueño de una fábrica de jabones, asesor del Club de Roma en temas de ecología y medio ambiente, asesor del gobierno japonés y de la ONU... reside en Japón desde 1.994 y habla 7 idiomas, en Youtube existen un buen número de vídeos donde le veremos desenvolverse estupendamente bien en inglés y castellano entre otros idiomas.

Según cuenta en el libro y en alguna entrevista él fue un promotor en los años 80 de fabricar jabones menos contaminantes para preservar la ecología de los ríos europeos... hasta que comprobó que para la elaboración de dichos jabones "ecológicos" se sustituían las grasas habituales por aceite de palma, lo que llevaba a los agricultores del sureste asiático, entre otros, a talar ingentes cantidades de selva para cultivar palmeras aceiteras. En ese momento comprendió que "ecológico" no era igual a "sostenible" y que para preservar la limpieza de los ríos de Europa se estaba destruyendo el hábitat del orangután y otras muchas especies salvajes. La llamada economía verde, que se limita a contaminar menos, a hacer menos daño y a sustituir componentes más contaminantes por otros menos perjudiciales... que de todas formas terminan en el vertedero, no podía ser la respuesta que el mundo necesitaba ante la actual crisis medioambiental.

Poco a poco se fue gestando en su cabeza, a través de interesantes descubrimientos científicos, otro tipo de filosofía de hacer las cosas y enfrentar el reto de construir un mundo mejor, un mundo verdaderamente "sostenible", viable económicamente, capaz de alimentar y proporcionar alimento y recursos a una población que en 2.050 llegará a los 9.000 millones. El resultado, la teoría en la que se inspira, sus fundamentos y filosofía de acción, así como los trabajos y las investigaciones de un buen número de científicos que están luchando por sacar adelante proyectos innovadores que podrían encuadrarse perfectamente en esta denominada "economía azul" es de lo que trata este libro.


En la página que el autor dedica a esta nueva forma, supuestamente innovadora, de utilizar los recursos naturales se encuentran los 100 ejemplos descritos en el libro, junto con algunos más que han ido surgiendo en estos años transcurridos desde su publicación... van ya por 110, a cual más revolucionario, sorprendente e innovador. Ideas que de llevarse a la práctica de forma masiva con éxito supondrían cambiar mucho las cosas en relación con el desastroso modelo que seguimos actualmente. La forma actual da preponderancia a la química, a la extracción minera, la quema de combustibles fósiles, el transporte continuo y contaminante de sustancias y mercancías allá donde se necesitan, la emisión continua de sustancias contaminantes sin tratar en cada punto de los procesos industriales, el despilfarro energético y de recursos, la producción masiva de residuos que nadie quiere y que dificilmente pueden ser reciclados. 

Se mire como se mire el sistema productivo actual es un completo desastre que nos está llevando a la más completa ruina, y que amenaza con colapsarse en unos pocos años si es que no lo está haciendo ya... frente a todo esto se intentó mitigar los resultados indeseables a través del menor consumo energético, la inversión en energías renovables (generalmente subvencionadas), la sustitución de los componentes más contaminantes por otros menos agresivos para el medio ambiente, o simplemente que requieran menor consumo energético ahorrando emisiones de CO2 a cambio de generar residuos más contaminantes, el timo de las bombillas de bajo consumo por ejemplo, que se convierten en residuos más peligrosos que los de las bombillas convencionales.

Frente a todo este desastre Pauli propone un modelo diferente, en primer lugar los procesos químicos han de ser sustituídos en la medida de lo posible por procesos puramente físicos, la disponibilidad de una sustancia química en tal o cual lugar puede ser un hecho, o no, pero lo que siempre encontraremos en cualquier sitio es la luz del sol, la fuerza de la gravedad, la capacidad de disolución del agua... las leyes físicas actúan en todas partes y no conocen de patentes ni de fronteras. Otro concepto clave es la inexistencia de residuos, hay que trabajar en procesos en "cascada" donde el subproducto generado en un punto sirva de materia prima para otro proceso hasta su total asimilación por el medio ambiente. Parece algo imposible, la cuadratura del círculo o algo peor... sin embargo la naturaleza viene haciéndolo desde hace miles de millones de años.

Ahí precisamente está el truco, en estudiar los procesos de la naturaleza y en tratar de imitarlos... la forma en que el geco se adhiere a las paredes y el mejillón fabrica un potente cemento con el que se fija a las rocas, la capacidad de los hongos para procesar la materia vegetal y convertir celulosa en proteínas, la capacidad de las ballenas para embutir sus cuerpos en toneladas de grasa y mantener su corazón y sus arterias libres de colesterol y no sufrir enfermedades cardíacas, la capacidad de las corrientes fluviales de crear micro-vórtices de fluido y romper las membranas celulares, manteniéndose más limpias que las conducciones en línea recta construídas por el hombre, la capacidad de los tardígrados y algunos líquenes para sobrevivir a la desecación completa, la de algunos pájaros para colorear sus plumas sin pigmentos, la de la seda natural para ser empleada no solamente como hilo sanitario sino como sustituto de las hojas de cuchillas de afeitar... sin extraer metales de las minas y sin generar residuos no biodegradables, la de las termitas para construir enormes nidos con un sistema de ventilación-refrigeración tan bueno, que de ser aplicado a los edificios nos permitiría prescindir de los caros y contaminantes sistemas de climatización actuales... sistemas para captar humedad del aire, de iluminación sin electricidad, sistemas antibacterianos que literalmente vuelven "sordas" a las bacterias e impiden su proliferación. La capacidad de la naturaleza para hacer frente a múltiples problemas, su ingenio y pericia, y sobre todo la ausencia prácticamente total de eso que llamamos "residuo" es impresionante, y lo que es más importante, funciona desde mucho antes de que nosotros estuviéramos aquí, y seguramente seguirá funcionando mucho después de nuestra ausencia, un hecho futuro dibujado cada vez como más probable si continúa esta locura.

Hay libros que son completamente prescindibles, seguramente la mayoría, otros son importantes, interesantes e imprescindibles, los menos... "La economía azul" pertenece a otro rango, a los libros NECESARIOS, si no lo hubiera escrito Gunter Pauli alguién debería haberlo hecho. El autor no es un visionario con la cabeza en las nubes... como empresario posee los pies firmemente anclados en el suelo, es consciente de que si un nuevo sistema o invención cumple todos estos requisitos, es inocuo para el medio ambiente, eficaz y no genera residuos, pero a la vez no es rentable no hay nada que hacer, así funciona el mundo nos guste o no. Si alguien sale ganando dinero fabricando de forma contaminante lo va a seguir haciendo, no importan las multas y sanciones, otro sitios habrá donde se puedan burlar las leyes o corromper las autoridades, ejemplos de sobra hay de ello, hay que conseguir que dichos procesos innovadores, respetuosos con el medio ambiente, sostenibles e inspirados en la forma que tiene de funcionar la naturaleza sean además rentables, que ofrezcan ventajas materiales, que sean atractivos para los inversores... que en definitiva hagan que su adopción por los fabricantes sea más atractiva que la forma actual de hacer las cosas, porque si no están inevitablemente abocados al fracaso. Da igual lo buenos que sean para el mundo, da igual todo... porque al final apelar al buen corazón, a una conciencia ecológica, a pensar en los demás, a la ética... es batalla perdida si no se apela también de paso al egoísmo particular de cada uno.

Hay muchos obstáculos en este cambio de mentalidad y de hacer las cosas que propone Gunter en el libro, intereses creados, barreras burocráticas, inercia a la hora de seguir haciendo las cosas igual, pereza, cortedad de miras, corrupción... pero sus ventajas son tan buenas que es más difícil imaginar un futuro a largo plazo donde esta economía azul sea un fracaso total que ese mismo futuro que no sea más que una repetición del actual presente, en el fondo ESA es la verdadera utopía, pensar que si no se hacen las cosas de otro modo va a ver un mañana mejor, o siquiera un mañana, parecido al de hoy. El subtítulo de "10 años, 100 innovaciones, 100 millones de empleos" podría terminar resultando más cierto de lo que pensamos y no quedar solo como una bonita idea.



Lo mejor: El libro es una verdadera joya, repleto de información sobre proyectos innovadores y creativos... unos todavía en fase muy inicial, pero otros que constituyen ya toda una realidad. Es como una revista de divulgación científica y tecnológica elevada al cubo... y sobre todo un trabajo impregnado de principio a fin por el entusiasmo y el optimismo de una persona realmente excepcional, que con los años, estoy seguro de ello, merecerá un reconocimiento que ahora mismo no tiene. 

Probablemente sea uno de los ensayos más importantes publicados en lo que llevamos de siglo. Habrá proyectos que quedarán en nada, otros se sumarán a esta filosofía de trabajo, otros están ya funcionando desde hace años, pero lo más importante, ese punto de arranque y el planteamiento de una forma de hacer las cosas existe ya, y lo tenemos expuesto magníficamente por Pauli en este interesantísimo ensayo.


Lo peor: Arrastrado por un optimismo imparable Gunter en ocasiones parece despegar los pies del suelo, quizás no tanto en el país donde actualmente reside, Japón, un país que se toma la ciencia y la investigación muy en serio, pero cuando uno ve el panorama que tenemos en el nuestro... sencillamente da una rabia infinita y una sensación de impotencia difícil de expresar, todo el sistema de la economía azul pasa en primer lugar por una labor de investigación científica, esa que se está aniquilando en nuestra querida España... si bien es cierto que se pueden poner en marcha procedimientos "azules" aprovechando cosas que ya tenemos. No siempre estas innovaciones se van a traducir en creación de riqueza y puestos de trabajo porque hay casos en los que proponen una sustitución de un procedimiento por otro más sostenible, la elaboración de metales a partir de la acción de bacterias sobre residuos por ejemplo, haría innecesarias muchas prospecciones mineras... aunque desde luego que todos ganaríamos con el cambio. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario